Los dos modos de expresión más espectuaculares y bellos del arte chino son la pintura y la caligrafía; y una forma de expresar este arte es pintando botellas desde el interior con la ayuda de un pincel curvo.

Fue Wo-Tsao Tzu quien tuvo la idea de pintar la primera botella de tabaco cuando éste llego a China, pero no fue hasta principios del siglo XIX que empezó a popularizarse.

Para que la superficie del vidrio pueda ser pintada es necesario mezclar agua con óxido de hierro en polvo y agitarlo en la botella durante un día. Para pintar, el artista primero realiza el diseño en negro y después lo rellena de colores.

Existen dos grandes escuelas dónde aprender esta destreza, Pekín y Shandong, pues en China está muy extendida esta forma de arte.

Imagino la paciencia que deben tener estos artistas para realizar este minucioso trabajo, pero el resultado merece la pena ¿No les parece?

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: