Llamamos filatelia a la afición de coleccionar timbres postales. A través de los sellos postales podemos conocer la historia y la cultura de un pueblo pues en ellos se muestran distintas fascetas del pueblo y de la cultura de un país: desde la flora y fauna de un pais a algún homenaje a algún artista por ejemplo.

Desgraciadamente poco a poco comienza a utilizarse menos el servicio postal tras la aparición del correo electrónico o del fax por ejemplo. Sin embargo todavía se siguen fabricando sellos postales, aunque desde luego, ya no a larga escala, como hasta apenas hace unos años.

El primer sello postal fue el llamado Penny Black , es decir "penique negro" expedido el 6 de mayo de 1840 por el Tesorio del Reino Unido. Se hicieron alrededor de 68,158,080 peniques negros. Hoy en día no es tan difícil encontrarlos y se pueden comprar por alrededor 30 libras esterlinas. Posteriormente al Penny Black salió el Penny Red que es aún más fácil encontrarlo hoy en día con un costo de entre 4 y 5 libras esterlinas.

Existe una amplia gama de tipos de sellos postales, ¡vaya! ¡se han hecho enciclopedias enteras! Así que si quiere conocer más acerca de este hobbie le recomiendo acercarse a algún club filatélico en su ciudad. Hay en casi todas las medianas y grandes ciudades y podrá intercambiarlos. ¡Créame! La filatelia puede ser un gran negocio. Hay sellos postales que están valuados en millones de dólares... sólo es cuestión de dar con ellos. Lo curioso es que la mayoría de las veces, estos preciados timbres se encuentran en manos de incautos que no saben los tesoros que tienen.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: