La inquisición o también llamada la herejía y otros la llaman la gran vergüenza de la historia.

Hagamos un repaso ligero a este vergonzoso acontecimiento que ocupa un periodo horroroso que jamas tendería que haber sucedido pero que si sucedió es digno de estudio para así destacar las malas maneras que jamas se tendrían que haber usado y que jamas se tendrían que repetir.

mi escritorio

Según cuenta la historia, en los inicios de la Iglesia la pena habitual por herejía era la excomunión.Hasta aquí vale, no me quieres me echas, me voy, por cierto ¿Que era un hereje para ellos?.

Cuando los emperadores romanos convierten el cristianismo en religión estatal en el siglo IV, los herejes empiezan a considerarse enemigos del Estado. Vaya, ya empezamos a salir-no del plato.

En su momento San Agustín aprobó con reservas la acción del estado contra los herejes, aunque la iglesia en general desaprobaba en ese momento los castigos físicos. Vaya con el santo ¿No tendría otra forma de santificar la fiesta?. Nos preguntamos si los santos que maltrataron ¿Seguiran siendo santo o ya se les ha puesto su propio nombre?.

Si seguimos mirando la historia vemos que en el siglo XII, en respuesta al resurgimiento de la herejía de forma organizada, o lo que es lo mismo. Dejarnos en paz y entretened vuestras vidas rezando cuanto queráis, pues no, y se produce en el sur de Francia un cambio de opinión dirigida contra la doctrina albigense, la cual no coincidía con los puntos de vista de la iglesia católica en relación al matrimonio y otras instituciones de la sociedad.

Más tarde se nos cuenta que como reacción el papa Inocencio III organizó una cruzada contra los albigenses promulgando una legislación punitiva contra ellos, pero sin embargo, los esfuerzos iniciales destinados a someter la herejía no estuvieron bien coordinados y fueron ineficaces.

Parece ser que eran tiempos de portestantismo por el Papa Pablo III, y se trataba de un organismo bastante diferente de la Inquisición medieval, ya que era una congregación permanente de cardenales y otros prelados que no dependía del control episcopal, que se ve tenían poco que hacer y sus ámbito de acción se extendía a toda la Iglesia Católica, o lo que que es lo mismo, no eran la iglesia pero si eran la iglesia. Esto no hay quien se lo trague, no pero si. Su principal tarea fue desmantelar y atacar la integridad de la fe, y examinar y proscribir los aciertos y verdaderas doctrinas. Menos mal, ahora si eran los buenos.

El pasado pasado esta, esta bien recordar pero mejor reir.

Si quieres pasar un buen rato no dejes de ver el vídeo, es una parodia genial

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: