En un pasado ENDIL (Encuentro Nacional de Investigadores de la Lingüística) un reconocido invitado de la Universidad Simón Bolívar planteaba la importancia de incorporar al aula textos que ofrecieran retos a nivel cognitivo, pues, los muchachos de hoy día no se conformaban con la linealidad discursiva de por ejemplo, una Doña Bárbara o una Cien años de Soledad teniendo formas de entretenimiento más retadoras como el chateo o la televisión. Para hacernos comprender –pues nuestros rostros de asombro, sino es que de duda, exigían una explicación- empleó el ejemplo de cómo la serie de televisión FRIENDS en las cuales reina la parodia y el sin sentido, ha calado en el gusto de los jóvenes precisamente por su tono irreverente en cuanto a los cánones lingüísticos. Nos dijo: ¿Cómo esperan ustedes que los muchachos del liceo se enamoren de un “bloque” como Doña Bárbara si existen otros discursos más divertidos y cercanos a su visión del mundo como por ejemplo La violación de Barbarita? En efecto, las aulas deben adaptarse a las nuevas líneas discursivas que nos ofrece la literatura contemporánea, sin por eso dejar a un lado los grandes clásicos. Si bien no puede jamás negársele el mérito y la trascendencia de una María de Jorge Isaacs o un Principito de Saint Exupere, tampoco puede cerrársele las puertas a una historia tan original e irreverente como Pim pam pum ó a unos cuentos tan divertidos como los de El inquieto Anacobero y otros relatos. ¿Cuál sería entonces nuestro temor? ¿Reconocer que nos estamos envejeciendo y el “multiplícate por cero” de nuestros hijos nos intimida? O que el sabernos las obras literarias de cacho a rabo nos confiere un poder sobrenatural por la que una obra nueva y de paso distinta al canon puede llegar a hacernos vulnerables?...Cuando los muchachos nos envían mensajes de texto con “X 100PRE” en vez de “POR SIEMPRE”, no nos detenemos a discutir con ellos lo mucho que están deformando el lenguaje, sino aceptamos su carga semántica y nos acomodamos a ella, empezamos entonces a recortar letras, ahorrar espacio, nos esforzamos por comprender, no sólo porque no hay otra opción sino porque en definitivo es más fácil adaptarse que luchar. Entonces, ¿Será esa la respuesta para la pregunta que planteó el reconocido invitado de la USB?

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: