Sueños

En muchas ocasiones se tiene  ilusión por hacer algo y ni siquiera se intenta. Numerosas promesas no se cumplen y terminan cayendo en el olvido. Deseos que se aparcan definitivamente por no poder realizarlos.

Es habitual escuchar frases del tipo: sí hubiera hecho aquello, me gustaría poder conseguirlo, algún día lo haré. Se convierten en trabas que impiden que las personas sean capaces de perseguir sus sueños. 

Cosas tan sencillas como realizar un curso de baile, iniciarse en la práctica de un deporte, tener un negocio propio, se presentan como objetivos demasiado lejanos y que no se podrán realizar jamás.

La eterna insatisfacción personal

Normalmente se suele optar por elegir una carrera en la que el "éxito" está asegurado olvidando otras opciones que son igual de validas. 

Está claro que quien elige ese camino podrá optar a conseguir un empleo con mayor facilidad, pero también es evidente que en ocasiones esas personas no aportan a la empresa lo que se pide de ellas, porque realmente no están desarrollando la actividad que a ellos les apasiona.

Hay un elevado porcentaje de personas que desean cambiar de profesión si se les presenta esa oportunidad, pero se encuentran con el inconveniente de que no se han preparado en lo que realmente quieren hacer, y el  precio que se paga es demasiado elevado, puesto que tienen que trabajar más de cuarenta horas semanales en algo que realmente no les llena.

La ilusión de hacer lo que uno quiere

Cuando una persona se decide a iniciar un negocio, lo hace con toda la ilusión del mundo. El desencanto llega cuando descubre todas las trabas que se encuentra en el camino tanto a nivel administrativo, como a nivel social. Hay que tener en cuenta que existen profesionales dispuestos a ayudar a que todo salga bien. Y tener presente un aspecto importante no fracasa el que lo intenta y las cosas  no salen como se desea, fracasa el que es incapaz de intentarlo. 

El mismo caso se puede aplicar a quien renuncia a practicar un deporte porque siempre habrá alguien que le supere y eso le reprime, y por miedo a ser juzgado termina convirtiéndose en un espectador más. 

El objetivo no debe ser aspirar a ser el mejor en la práctica de ese deporte, el tiempo colabora a ir puliendo los defectos que se tengan, y tener en cuenta que la diversión es al fin y al cabo lo que cuenta. 

El miedo lo paraliza todo

Es el fantasma que acompaña a muchas personas en el momento de hacer un gran número de actividades que son de lo más variado, iniciar una relación de pareja, aprender a hacer algo nuevo, la lista de cosas que se pueden hacer es inagotable. 

Lo cierto es que si utiliza un poco de lógica, hay muy poco que perder y sí mucho que ganar, pero la mayor parte de las veces el miedo sin fundamento puede más que decidirse a dar el paso e intentar hacerlo.

Si, lo peor que puede pasar es que todo permanezca como estaba, y ser atrevido puede abrir un campo de oportunidades que están esperando a que alguien se decida a descubrirlas. 

Hay que tener claro que tener un sueño no es nada malo y que si las cosas se organizan de un modo ordenado y siendo conscientes de que todo requiere su tiempo, el sueño terminará convirtiéndose en realidad. 


 



Ilusión

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: