fotografia

Vive en el Japón y tiene en su casa un harén de muñecas sexuales. El señor Tabo ha descubierto que el amor no depende exclusivamente de que la otra persona respire o no y manifiesta sentirse muy orgulloso de su colección de muñecas. "Esta mujeres jamás me traicionarán, me serán fieles siempre", manifiesta Tabo. No son unas muñecas cualquiera, son las llamadas "Real Dolls" que es como decir la élite de la nobleza de las muñecas hinchables.

fotografia

Las "Real Dolls" fueron creadas para el uso de personas con discapacidades pero que debido a su perfecta composición se hicieron famosas rápidamente y su uso ha ido creciendo y extendiéndose por todo el mundo. La empresa fabricante de estas muñecas también trabaja por encargo y se puede elegir el color de la piel, la expresión del rostro (seria o sonriendo), el color de los ojos, del pelo, etc 

fotografia

Ofrecen 16 cabezas diferentes y cinco cuerpos intercambiables que garantizan excelentes condiciones higiénicas pues las muñecas son sometidas a un baño de acetona antes de ser enviadas . Aguantan hasta 180 kilos de peso lo que las convierte en un juguete ideal para hombres obesos. El señor Tabo se gasta más dinero en el vestuario de las muñecas que en el suyo propio y dispone de un pequeño cuarto para los repuestos ya que cuando alguna sufre algún desperfecto de inmediato procede a repararlas ya que le gusta tener su harén en perfecto estado.

fotografia

La empresa "Real Dolls" que fabrica estas muñecas de un metro setenta ofrece también un Kit para realizar todo tipo de arreglos. El señor Tabo tiene cerca de 100 muñecas y calcula que habrá gastado unos 150.000 euros durante todo el tiempo que lleva coleccionando sus muñecas pero se siente satisfecho y cuando llega a casa grita.... "Cariños, ya estoy en casa". Nadie le contesta pero no le importa porque está seguro que todas le esperan y que ninguna le dirá, "Carño, hoy no que me duele la cabeza".

 

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: