hidrógeno

Zepelín – aeronave de hidrógeno

Ferdinand Zeppelin, Conde de Zeppelin, era un general de la caballería que nació en la ciudad germana Constanza el 8 de julio de 1838. Perteneciente a la nobleza alemana, era, además, inventor de profesión y fundó la empresa de aeronaves dirigibles que llevan de nombre su apellido Zeppelin.

Al principio, el Conde Zeppelin se dedicaba a la construcción de buques de guerra como portaaviones y quiso comercializarlos. No obstante, con ello no tenía mucho éxito, no conseguía despertar el interés que suponía iba a tener el gobierno, así que buscaba otras alternativas.

Su interés por las aeronaves surgió tras realizar varias subidas en globos del ejército americano dedicadas a la observación. En Estados Unidos aprendió cuanto pudo del profesor Lowe, puesto que el Conde Zeppelin tenía una curiosidad insaciable de conocer a fondo el funcionamiento de la aeronáutica y se empleó a fondo para aprender e indagar en esta materia.

De regreso en Alemania, comenzó a dedicarse de lleno a la construcción de aeronaves, realizó varios planos, haciendo cambios continuos en la imagen y estética hasta convertirlo en el modelo que conocemos actualmente como el Zepelín. Aunque en aquella época eran gigantescas.

hidrógeno

Ferdinand financió la primera aeronave que construyó con sus propios medios. Debido a su alto coste por el tamaño enorme, la gran cantidad de material que exigía y el profesional necesario para poderla construir, se gastó casi toda su fortuna. Esta situación le llevó a buscar otras alternativas más económicas para financiar la construcción continua de varias aeronaves, ya que no se iba a rendir.

hidrógeno

hidrógeno

El zepelín de Ferdinand tenía por objetivo el viaje, recorrer el mundo, el destino turístico. Un objetivo al alcance de unos pocos, la clase alta de la sociedad de su época. Esta aeronave era igualable a un hotel cinco estrellas con todos los lujos: restaurante a bordo, camarotes, sala de estar, sala de fumadores… ésta era muy debatida, ya que el Zepelín fue propulsado por el hidrógeno como motor y este gas es altamente inflamable. Es por ello que había una sola sala donde se permitía fumar. Además, antes de subirse a este hotel volador, los pasajeros eran registrados para buscar la existencia de cerillas, objeto prohibido a bordo.

hidrógeno

hidrógeno

hidrógeno

Esta aeronave, el Zepelín, halló una gran aceptación y curiosidad en la sociedad a principios del siglo XX, no solamente a nivel nacional, sino además a escala internacional. Los americanos le vieron enseguida el uso militar en estas aeronaves.

No obstante, a pesar de los alemanes que en todo momento buscaban la seguridad de los pasajeros, el Zepelín no era perfecto. Era altamente inflamable y tuvo que sufrir varios accidentes, entre ellos el de Hindenburg, una tragedia que acabó con estas aeronaves. El 6 de mayo de 1937, a punto de aterrizar en Nueva Yersey, la se aeronave se incendió por causas desconocidas, tardó tan solo unos 32 segundos en quedar añicos y fallecieron casi cuarenta personas. Este hecho fue un duro golpe para los alemanes y se dejaron de construir más Zepelines de esta índole.

hidrógeno

Un último intento de conservar este negocio consistía en conseguir Helio de Estados Unidos, procedente de Texas. No obstante, los americanos no accedieron a suministrar Alemania con el Helio, gas no inflamable y, por tanto, menos peligroso que el Hidrógeno, ya que los americanos vieron con malos ojos el éxito que pudiera tener el país germano y no querían participar en la gloria ajena.

El conde Zeppelin falleció el 8 de marzo de 1917 en Berlín.

Hoy en día, existe un museo conmemorativo a la era de la aeronave en Alemania y se construyen zepelines pequeños que se pueden observar a veces en verano en las zonas costeras llevando la bandera publicitaria (al menos en las costas canarias). También en verano, un Zepelín turístico sobrevuela la ciudad alemana de Essen ofreciendo visitas turísticas por el aire.

hidrógeno

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: