Hay algo que tienen en común Flavio Briatore, Brad Pitt, Nicolas Sarkozy, Francisco Rivera Ordóñez, Vladimir Putin, José María Aznar, Florentino Pérez, Arturo Fernández, Alfonso Ussía, Fonsi Nieto, Hugh Grant y el Rey Juan Carlos I. Todos ellos calzan los zapatos de Jesús Cánovas, que en las últimas dos décadas se ha convertido en una referencia en cuanto a calzado para la jet set de todo el mundo.

Jesús Cánovas creó en 1984 la pequeña remesa de zapatos que le harían famoso. Lo hizo en su taller de Elche (Alicante), la más importante de las capitales de los zapateros españoles, y de allí pasaron a los grandes almacenes El Corte Inglés.

Tal y como explica Fuera de Serie, el suplemento de estilo de vida del diario Expansión, Julio Iglesias dio entonces con un par de esos zapatos. Desde entonces, el cantante no ha dejado de comprar cien pares de esos zapatos todos los años, tanto para su uso particular como para regalar entre sus amistades.

El empresario y su hijo homónimo han desarrollado desde entonces una cuidada estrategia de distribución, con la que han llegado a cerca de 40.000 pares anuales, de los que un 60% se comercializan en los mercados internacionales.

Los puntos de venta elegidos por la marca Jesús Cánovas son siempre tiendas de confección exclusivas y boutiques en hoteles de lujo, que van desde el Arts de Barcelona al Bybols de Saint Tropez.

Jesús Cánovas, especializado en modelos clásicos a unos precios de entre 200 euros y 350 euros, también fabrica zapatos más modernos en ediciones limitadas, con precios que pueden alcanzar los 15.000 euros.

Además, en los últimos meses la firma ha iniciado la producción de sus primeros zapatos de mujer. Fabricados con cristales de Swarovski, los zapatos femeninos sólo se producen por encargo a precios de entre 6.000 y 15.000 euros.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: