La zanahoria, el huevo y los granos de café

La zanahoria, el huevo y los granos de café forma parte de una historia con la que nos podemos identificar e incluso reflexionar sobre nuestra actitud ante la vida

La zanahoria, el huevo y los granos de café comenzó cuando una hija se lamentaba sobre su vida y sus problemas Se había rendido porque por mucho que se esforzara los problemas seguían apareciendo

La zanahoria, el huevo y los granos de café fue la solución que encontró su padre para que reaccionara. La llevó con él a la cocina y le sugirió que observara. Colocó en tres fuegos, tres ollas con agua fría y dejó que hirviera. En la primera introdujo zanahorias, en la segunda huevos y en la tercera granos de café, Después de unos minutos, apagó el fuego y colocó los tres ingredientes en distintos platos.

Entonces preguntó a su hija ¿Qué ves?» Ella respondió: «Padre, veo zanahorias, huevos y café». Le pidió que tocara los tres ingredientes. Las zanahorias estaban blandas, el huevo estaba duro incluso al quitarle la cáscara y el café se había disuelto desprendido un exquisito aroma. Ella no entendía lo que su padre pretendía y él le comento:

«La zanahoria, el huevo y los granos de café han sufrido la misma adversidad mientras estaban hirviendo; sin embargo el resultado ha sido diferente, La zanahoria estaba dura pero se ha vuelto frágil. El huevo sólo estaba protegido por su cáscara, pero su interior se había endurecido. Los granos de café eran sólidos, pero se han disuelto en el agua dejando un agradable aroma.

Cuando los problemas te agobian ¿Cómo respondes? ¿Eres una zanahoria que parece fuerte, pero te vuelves débil y pierdes tu fortaleza? ¿Eres un huevo frágil que te vuelves duro? ¿O eres como los granos de café que mejoran el entorno que les rodea?

La zanahoria, el huevo y los granos de café ¿Cuál de los tres ingredientes sois?

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: