El yugo desigual

EL YUGO DESIGUAL (2 Corintios 6:14)

Este mandamiento no se refiere a las distinciones raciales, sino a las religiosas. Él dice: “No os unáis en yugo desigual con los incrédulos, la advertencia de Pablo es parte de un discurso más grande a la iglesia en Corinto sobre la vida cristiana, porque los creyentes y los incrédulos son opuestos, como la luz y la oscuridad son opuestas. Simplemente no tienen nada en común,

Ciertamente la alianza más cercana que una persona puede tener con otro se encuentra en el matrimonio, y esto es cómo se interpreta generalmente el pasaje. El plan de Dios es que un hombre y una mujer se conviertan en "una sola carne" una relación tan íntima que uno literal y figurativamente se convierte en parte del otro. Uniendo un creyente con un incrédulo es esencialmente unir dos opuestos, que hace una relación muy difícil.

El contexto “yugo desigual”, en una aplicación general, la incredulidad y carencia de santidad del inconverso es incompatible con la fe y santidad espiritual del cristiano. Aunque se puede encontrar virtud en muchas personas, lo cierto es que no existe nada en el incrédulo que sea atractivo espiritualmente para el creyente. El creyente que escoge comenzar una relación con un incrédulo está basando tal relación principalmente en el aspecto físico lo cual, aunque pueda no ser condenado como pecado, revela su falta de madurez espiritual.

Busquemos activamente la sabiduría profunda y práctica de la Palabra para todas nuestras relaciones y para sacar provecho para nosotros mismos de su sabia y amorosa protección.

 El yugo desigual

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: