Quería llegar y no sé si llegué,

Ni adonde.

¿Qué puerta habrá detrás de la puerta anhelada?

¿Dónde se escondió mi estrella eclipsada por la luna oscura?

Quería tan sólo un remanso,

Un final de camino que fuera clave y destino.

Un refugio adonde estar definitivamente.

No estar más allá ni más acá,

Sólo estar en el certero centro donde el tiempo ya no duele.

No comprendí la vida.

Como un pájaro salvaje en fuga

Se me perdió su sentido.

No comprendí el misterio.

Tan sólo balbuceos de niño

Anonadados ante lo inexplicable.

No hay alegría.

No hay arrobamiento ante la magnificencia de lo sagrado.

No hay dicha, ni paz.

Sólo angustia hueca.

Tragicomedia  de lo efímero.

Destino escondido.

No es ni siquiera el amor que no me toca,

O tal vez sea eso, también.

Es algo más denso,

Corazón de alma ansiosa

De una revelación no consumada.

Mi mente vaga atormentada

Tratando de desentrañar la madeja.

Como si la ilusión de que existe un lado azul de las cosas

Justificara el empeño.

Sé que hubo un día en que definitivamente me perdí.

Y sé que no hubo ni habrá retorno.

Ilusiones infantiles que se fueron desvaneciendo

A fuerza de pequeñas muertes cotidianas.

Imposible atrapar el tiempo.

Inasible la dicha que no fue ni será.

La memoria me conduce en busca de una señal

Que no puedo encontrar.

No sé cuánto me perdí yo

Y cuánto es la vida la que nos pierde.

Lentamente.

Inexorablemente.

Impiadosamente.

Y los rostros maravillados de aquellos niños que alguna vez fuimos

Nos miran desconcertados preguntando qué nos pasó.

Por qué se apagaron las alegrías.

Por qué nos tuvimos que separar.

Por qué ya no podemos verdaderamente reunirnos

Sino en ese grotesco simulacro de intentar ser quienes ya no somos.

Las sombras esquivas del recuerdo no me consuelan.

Porque el ayer que escondía el futuro pleno

Ya no es.

Como tampoco es nada

Lo que nos esperaba del otro lado de la imaginada puerta.

Y esa es la verdadera tristeza de existir sobre el filo del tiempo.

Zigzagueo permanente entre el pasado dichoso

Que escondía la promesa de plenitudes imposibles,

Contra este presente de desierto inerte en que la maravilla no se ha mostrado.

Y donde ya no podría haber promesa.

Porque, ¿Y después qué?

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: