fotografia

El escultor inglés nacido en 1957 en Birmingham hace esculturas que caben en el ojo de una aguja de coser. Si un camello no puede pasar por por el hueco de una aguja, Wigan hace pasar nueve, aunque solamente se pueden ver a través de una microscópio. Esculturas en miniatura desde el astronauta Aldrin en la luna hasta la familia entera de Obama se pueden apreciar dentro del pequeño hueco de una aguja de coser o encima de la cabeza de un alfiler.

fotografia

Para realizar estos trabajos tan sumamente meticulosos entra en un estado medidativo donde el ritmo cardiaco se hace muy lento lo que permite que sus manos no muestren ningún temblor con los latidos del corazón. Para realizar estos trabajos utiliza hojas quirúrgicas que hace a medida de cada astilla microscópica. Utiliza diferentes materiales como granos de arena, granos de azúcar, patas de insectos, fibras de polvo, telarañas de araña, etc.

fotografia

fotografia

Para pintar sus diminutas obras suele usar un pelo de mosca muerta y otras diminutas partes de insectos dependiendo de la obra a pintar. Wigan confiesa que comenzó a realizar pequeñas esculturas debido a su dislexia en sus tiempos de estudiante para aislarse de los profesores que le criticaban. Comenzó a realizar pequeñas casas para hormigas y más tarde les hizo sombreros y zapatos, y así sin proponérselo ha conseguido realizar un bello trabajo que le permite vivir de su arte.

fotografia

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: