​Hay libros de humor que más de humor son de desesperación. Tal es el caso de Mis Whatsapp con Mamá, un libro que recoge en sus páginas los pantallazos de móvil que intercambian una madre algo verde en tecnología y un hijo que podría ser el descendiente de cualquier mujer de hoy en día. El libro está lleno de frases de madre que, si bien te hacen reír durante las cinco primeras páginas, te terminan cansando. Hay frases que ni siquiera son graciosas. ¿Qué gracia hay en un mensajito en el que el hijo le pide dinero a la madre como si fuera ésta el Banco de España?

Mis Whatsapp con Mamá no es una lectura recomendable. A mi me cansó y me costó acabarlo. Si lo terminé, fue porque eché mano de él cuando no tenía nada mejor que leer. Me ayudó muchas noches a conciliar el sueño.

Mejoraría mucho si el autor hubiera puesto fechas y horas en los mensajes de Whatsapp. Se supone que están escritos de manera ordenada, pero con unas fechas y horas serían más reales para el lector. También mejoraría si Alban Orsini, su autor, no lo hubiera escrito buscando la risa. Cuando un escritor se empeña en escribir gracioso acaba escribiendo ridículo. Mis Whatsapp con Mamá no es un libro que invite a una segunda lectura.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: