vulvodinia

VULVODINIA, EL SÍNDROME DE ARDOR VULVAR

Vulvodinia, episodios repetidos de dolor que destruyen el deseo sexual

LA VULVA se localiza en el exterior de la vagina, convirtiéndose así en su entrada, mientras la vagina se sitúa en el interior de nuestro cuerpo (el de las mujeres). La vulvodinia se manifiesta mediante los síntomas de dolor persistente, ardor y prurito de la vulva. De diferente intensidad, la vulvodinia puede llegar a complicar bastante las RELACIONES SEXUALES entre las parejas y el mismo dolor e irritación de la vulva provoca que las mujeres que lo padecen no quieran intimidar con su pareja.

LA VULVODINIA, el síndrome de ardor vulvar como también se le conoce, es difícil de diagnosticar, puesto que, aparte del dolor y la irritación, no presenta ningún daño visible. Por ello, hace años los médicos creían que esta dolencia se basaba en un trastorno psicológico y se quitaba con psicoterapia y terapia de pareja. Sin embargo, hoy en día ya se sabe que no es así.

Actualmente ya se sabe que se trata de una inflamación crónica, una condición real y orgánica. Se diferencia entre dos clases de vulvodinia.

A) La primera se conoce por síndrome vestibulitis vulvar. En este caso se trata de una extrema sensibilidad al tacto alrededor de la válvula, por tanto, se desaconseja llevar ropa muy apretada y no montar a caballo ni en bicicleta como parte del tratamiento. Dicho síndrome puede afectar a las mujeres de cualquier edad. El dolor al tacto es de tipo punzante y agudo en los lugares donde se localizan las glándulas vestibulares.

B) El segundo tipo se conoce por el nombre de vulvodinia disestésica y es mucho menos común que la vestibulitis vulvar. En el caso de la vulvodinia disestésica, el dolor aparece de modo espontáneo y se presenta como un ardor que se puede extender ocasionalmente a toda la vulva y hasta las piernas.

Hoy por hoy, aún no existe ninguna cura para la vulvodinia, excepto unas pomadas antiinflamatorias y unos consejos de cambio de hábitos. Este síndrome no se ha estudiado lo suficiente para poder tratarlo eficazmente. Lo único que se sugiere es que se trate de una respuesta al tejido anormal, cuyas posibles causas pueden deberse a una infección, irritación del tejido o un trauma sufrido como, por ejemplo, una violación. Cuando el tejido blando se irrita o se daña, se inflama o se hincha en respuesta como un mecanismo automático, para proteger dicha zona. Crecen nuevas terminaciones nerviosas que reaccionan de manera hipersensible al tacto. 

Aún queda mucho por aprender de esta afección del síndrome de ardor vulvar o vulvodinia. 

vulvodinia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: