Manu, un joven que había crecido en un hogar destruido, me decía: –Seguramente estos versículos (los arriba citados) son muy hermosos, pero no me dicen nada. Ni siquiera me atrevo a contarle lo que mi padre fue para mi madre y para mí.

Con la multiplicación de la violencia en el seno del hogar, los divorcios y los abandonos familiares, muchos jóvenes han crecido como Manu, privados de las alegrías de la infancia, sin saber lo que es un verdadero padre.

¿Sabe usted que existe un Padre que nunca lo decepcionará y que está dispuesto a acogerle hoy mismo? Confíe en el amor de Dios y experimentará que él es:

–El único fiel. Los hombres cambian, mas él siempre es el mismo.

–El único que puede ejercer una autoridad competente: “Vuestro Padre sabe de qué cosas tenéis necesidad” (Mateo 6:8). Esto basta; él se interesa por el menor detalle de nuestra vida. Su autoridad, llena de dulzura, tranquiliza e incita al temor de Dios, un respeto que vuelve a dar dignidad al hombre.

–El único que une la bondad con la fuerza. Usted confiará en su omnipotencia, sabiendo que puede contar con su comprensión en todos sus problemas.

–El único que siempre escucha las peticiones más secretas y se ocupa de cada uno de sus hijos, objetos de su amor.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: