Se acabaron las vacaciones y con Septiembre llega la vuelta al trabajo, al cole, y este año a la depresión post-vacacional tenemos que tener en cuenta la subida de los precios derivados del incremento del IVA.

 

Todavía estamos recordando lo bien que se estaba de vacaciones, las terracitas, los tintos de verano y las noches con los amigos, la familia, etc. Pero este año la vuelta ha sido especialmente dura, no sólo porque las vueltas siempre son difíciles y cuesta volver a coger el ritmo, porque pensamos en lo que hemos gastado en vacaciones y nos llegan los remordimientos, pero más duro se hace cuándo nos damos cuenta de lo que se ha encarecido todo gracias a la subida del IVA.

 

Ahora bien, llegados a este punto, todos deberíamos pararnos un momento y pensar detenidamente sobre la siguiente pregunta:

 

¿Efectivamente se va a contribuir a aumentar la recaudación del Estado con la subida del IVA?

 

Si por un momento pensamos detenidamente en una posible respuesta a la pregunta anteriormente planteada, nos damos cuenta que la respuesta es un rotundo NO. No es posible que se incremente la recaudación cuando el consumo se va a desplomar... porque si hay que comprar a precios desorbitados, afrontar los numerosos recortes que existen, la subida de la gasolina y demás medios de transporte, no va a quedar suficiente liquidez para dedicar al ocio, tiempo libre y demás actividades que no son totalmente imprescindibles.

 

Si existen estudios que han demostrado que con la anterior subida, del 15 al 18%, se redujo en casi un 15% la recaudación, con la subida actual y considerando el contexto económico que nos encontramos que cada vez empeora más, es fácil vaticinar que la nueva subida más que ayudar va a perjudicar a la economía española, sin generar la suficiente confianza en los mercados ni permitir que los pequeños negocios afloren y permitan sacar adelante a las familias que los gestionan.

 

Esfuerzo económico

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: