La nueva potencia mundial

La intervención de Rusia en la crisis siria, evitando la intervención de la OTAN en la guerra civil de aquel país, ha puesto de manifiesto la creciente influencia que está ganando Rusia en el panorama geopolítico actual. Tras dos décadas en las que Estados Unidos había quedado como única superpotencia a nivel mundial, tras la desaparición de la Unión Soviética, países como China y Rusia están dando pasos firmes destinados a poner fin a esta situación.

Rusia está formando un potente y moderno ejército en el que ha incluido aviones no tripulados –más conocidos como drones- capaces de detectar y destruir posibles objetivos a 10 kilómetros. Estos drones, ya han sido utilizados en incendios forestales. El ejército ruso cuenta asimismo con tanques no tripulados que alcanzan los 80 kilómetros por hora. Otra de las novedades a destacar que incorpora el ejército ruso es una especie de armadura, única en el mundo, muy fina que puede llegar a soportar la explosión de una bomba de 250 kilogramos de peso. En la misma línea, se han presentado tiendas de campaña y sacos de dormir diseñados con una tecnología similar a la de la armadura anterior que pueden soportar el impacto de disparos de ametralladoras. Por último, el ejército ruso está desarrollando un sistema de misiles que pueden ser camuflados en trenes de mercancías, y que serían de muy difícil localización en caso de guerra. Este sistema está siendo observado con mucho interés, y temor, por los analistas de Estados Unidos.

El gobierno ruso ha vuelto a mostrar interés por el Ártico, después de que abandonara la zona hace 20 años (en 1993 los rusos cerraron su última base en dicha región). El Ártico es una zona que guarda más del 20% de los recursos naturales en gas y petróleo, por lo que estamos hablando de una zona de crucial importancia. En la actualidad el Ártico es una zona controlada por la ONU, pero Rusia pretende ampliar sus aguas territoriales en la zona, puesto los límites territoriales no están precisados con total certeza en dicha zona. En esta lucha por el control del Ártico los intereses rusos se verán en algún momento enfrentados con los intereses norteamericanos.

En el terreno de la tecnología también Rusia, junto con el resto de los BRICS –Brasil, China, India y Sudáfrica- está dando pasos muy importantes. En estos momentos, estos países están trabajando en la elaboración de un sistema de Internet que acabaría con el monopolio norteamericano en la red. Este proyecto supone la construcción de una red de cables de fibra óptica de 34000 kilómetros de longitud que uniría a los BRICS.

Rusia está presentando sus credenciales para llegar a ser una de las superpotencias de este siglo.

Soldados rusos en un entrenamiento

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: