Vuelos bajo coste

En los tiempos de crisis que corren hoy en día, tener vacaciones fuera de casa se convierte en un bien de lujo. Entre el viaje, la estancia, el alojamiento, las compras... todo suma, y la verdad es que los bolsillos parece que tienen agujeros.

Por eso, si una quiere tener vacaciones debe empezar por lo que suele salir más caro: el vuelo. Buscar vuelos bajo coste se convierte muchas veces en una aventura, ya que hay una variedad de compañías aéreas infinitas, pero ojo con las compañías aéreas de bajo coste porque hay que leer la letra pequeña.

Voy a poner un ejemplo: entras tan esperanzada en decenas de webs que te prometen vuelos baratos, y acabas encontrando ofertones como vuelos de bajo coste a Londres por 12€. Piensas: ¡menudo chollo! Me voy a Londres con las tasas y los impuestos incluidos por tan solo 12€. Debo ser de las pocas afortunadas, me voy de cabeza a Londres!!!

Te preparas tú, las maletas, los documentos pertinentes y te vas toda feliz a Londres pensando en las vacaciones que te vas a pegar por nada y menos, porque también encontraste un Bed and Breakfast que te sale a menos de 40€ por una semana. Hechas cuentas y al final, hasta vas a tener dinero para entrar en alguno de los museos que tantos años hace que soñabas visitar.

En fin, que mientras llegas al aeropuerto pensando en lo afortunada que eres por habértelo montado tan bien, vas sacando el localizador y la documentación que debes presentar al mostrador de la compañía de vuelos de bajo coste Ryanair que es donde has encontrado el chollazo. Y ahí la realidad te pega la bofetada: - Su número de localizador y su documentación, por favor, y ponga sus maletas aquí

- Serán 60 €

¿Cómo?

- Serán 60€, 30€ por cada maleta

Total, que el billete al final no costó los 12€.

Con Vueling me pasó otra: escarmentada por el palo de Ryanair y habiendo leído la letra pequeña de Vueling, otra famosa compañía aérea de vuelos de bajo coste, me dije: bueno, menos mal que aquí lo tengo todo controlado. Por si no lo sabéis, pagas por el asiento que eliges. Sí, sí, depende de si es ventanilla, pasillo, adelante o atrás, vale más o menos. Evidentemente, pagué el más barato (luego estuve rayándome durante todo el viaje sobre el tema de seguridad: significará que lo más barato es lo más inseguro?)

Todo, todo, no, porque cuando esperaba la maleta para irme a casa, y la vi a la pobre sobre la cinta acercarse a mí que solo le faltaba llorar, me la encontré totalmente destripada, como si la hubieran rajado con un cuchillo. Ni qué decir tiene que me faltaban enseres, y alguna ropa rota.

Me dirigí armada de paciencia hacia reclamaciones del mostrador de Vueling y sorpresa: como no había pagado el seguro (porque salía más caro) Vueling no tenía ninguna responsabilidad, ninguna. Es decir, me he pasado la vida viajando de un lado a otro y nunca me ha pasado nada, nunca he tenido que reclamar, y la primera vez que no contrato el seguro...

En fin, que lo dicho: al loro con los vuelos bajo coste que al final pueden salir mucho más caros que cualquier otro vuelo de carácter convencional, y que si no tienes dinero, mejor quédate en tu casa, que a veces las vacaciones aunque no sean lejos, suelen darte menos disgustos.

 

vuelos bajo coste

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: