voluntad

La voluntad y el autodominio

En infinidad de veces queremos enseñar, dirigir y mandar a otras personas, sin nosotros haber logrado dirigirnos en primer lugar a nosotros mismos. Entre las cualidades de mayor valoración en una persona, para tener en cuenta es; el autodominio.

Es esa capacidad de someter el cuerpo y el alma al imperio de la voluntad de uno mismo para lograr hacer lo que conscientemente sabemos que es lo mejor. Entonces concluimos que; una persona que consigue tener el autodominio necesario para hacer las cosas adecuadamente tales cómo; alimentarse de manera saludable, apartarse de los vicios que perjudican el cuerpo y el espíritu, además de ejercitarse para conservar la salud entre otras cosas. Es lo ideal.

Comprensión y dirección

Comprender y dirigir, los pensamientos, los sentimientos y cultivar las actitudes necesarias para vivir alegres, armónicos con las situaciones de vida que les toca transitar, desarrollando de esta forma los atributos suficientes para ser una persona madura, capaz, confiable, centrada y sana es; autodominio. Contrariamente la persona acostumbrada al facilismo, sin hacer ningún tipo de esfuerzo, alejada completamente del control del autodominio, se vuelve zángano y complaciente consigo mismo, malogrando su capacidad de lucha y de la facultad de vencer las dificultades.

Volviéndose, inútil, cómodo, reprimible, inconstante e inseguro sin dejar de lado que es pasto fácil de los complejos y con tendencias autodestructivas (contra sí mismo) y/o hacia otros. Lo cual es la consecuencia de no haber desarrollado la disciplina y la voluntad necesaria para el éxito.

Las metas

Cuando hablamos de éxito no necesariamente estamos hablando del éxito material, estamos hablando de esa habilidad de proponerse metas, retos y, conseguirlos. Sin embargo, las metas que tengan una connotación material (dinero), no están descartadas, en muchos casos incluso son las más perseguidas.

autodominio

Cuando a alguien se le complace demasiado, pongamos por caso a los niños, y no se le exigen responsabilidades y unido a esto no se le da el espacio suficiente para jugar, correr, ejercitarse, caerse y levantarse, de seguro se convertirá en un ser debilucho, apocado y pusilánime. El ser físico debe ser dinámico, siempre en movimiento, saludable y apartado de la autodestrucción.

Tendencias autodestructivas

El ser humano hoy día lamentablemente tiene tendencias autodestructivas, algo que no tiene porqué extrañarnos, al fin y al cabo la humanidad siempre ha manifestado esta inclinación malsana, que ha sido por desgracia algo que la ha marcado desde todos los tiempos. El hombre se alimenta desde todos los puntos de vista de todo aquello que lo perjudica y pervierte; los alimentos de su dieta no son los más adecuados generalmente,

La actuación del hombre a través de la historia desde el punto de vista social tampoco ha sido un modelo constructivo, sus conflictos, sus guerras así lo demuestran. Extrañamente un ser de origen presuntamente divino, olvida su alma y espíritu, su origen ancestral y se convierte en algo desdibujado, desalmado, casi alienado por decir lo menos.

Los tiempos que vivimos, son de duras dificultades, haciendo que los individuos de baja autoestima se conviertan en temerarios luchadores capaces de conquistar al mundo, desarrollando un carácter adecuado, fuerte en ellos, que los convierte en conquistadores

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: