fotogarfia

Situado en Java, Indonesia, la caldera del volcán Kawah Ijen presenta un cráter de 1 kilómetro de ancho con un sorprendente color turquesa y durante la noche los gases que emite adquieren un resplandor azul. Un fotógrafo ha penetrado en el cráter para mostrar las impresionantes fotografía que han convertido al volcán en un deseado centro turístico. Según parece el efecto azul se produce por las reacciones químicas al expulsar el ácido sulfúrico, azufre fundido a 500 grados centígrados.

fotografia

Lo más increíble es que en este volcán hay hombres trabajando que atrapan los gases sulfúricos y los canalizan con unas tuberías de cerámica donde se convierten en azufre fundido y que al llegar al final cae al suelo y se convierte en un material amarillo que los trabajadores del volcán rompen en trozos para que sea llevado a una refinería. Durante el día, más de 150 trabajadores penetran en el cráter para conseguir un mísero sueldo que les permita vivir, algunos entran también de noche para aumentar así su salario.

fotogarfia

fotografia

Las condiciones en las que trabajan estos hombres son muy peligrosas ya que deben evitar el lago azul turquesa que es mortal, compuesto de ácido sulfúrico en estado puro pues si alguno de ellos tuviera la desgracia de caer dentro, moriría de inmediato. El fotógrafo que se atrevió a realizar estas fotografías tuvo que protegerse con máscara de gas para conseguir acercarse a los chorros de lava azul, donde parece estar el el infierno o encontrarse en un planeta desconocido.

fotografia

fotogarfia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: