Big Ben

En los últimos años venimos experimentando un éxodo masivo desde nuestro país hacia otros del extranjero. La crisis creciente ha hecho que muchas personas nos hayamos decantado por buscar una fuente de sustento en lugares que nunca antes se nos habría ocurrido.

Al igual que otros muchos españoles, yo opte por vivir en Inglaterra. Si bien las costumbres y el estilo de vida aquí son diferentes a las nuestras, poco a poco nos fuimos aclimatando: Acostumbrarse a sus horarios, conducir por el otro carril, su alimentación… son algunos ejemplos que nos hacen darnos cuenta de que ya no estamos en casa. De hecho, la primera sensación nada más llegar fue dar la vuelta y volver. Aclimatarse no es fácil y las primeras semanas se nos harán eternas, sobre todo cuando piensas cuando volverás a España aunque sea de vacaciones. Por regla general, este sentimiento jamás desaparece a no ser que “eches raíces aquí”.

Por otra parte tenemos la barrera del idioma, aprenderlo no es fácil y se precisa de tiempo y mucha paciencia. Lo primero que nos impresionara es que a medida que vamos aprendiendo, nuestra comprensión se ve aumentada de manera exponencial debido a que la fonética se va fomentando con el día a día. Relacionarnos con otra gente (a ser posible nativos ingleses), leer, escuchar las noticias, música o películas serán nuestros principales aliados a la hora de aprender. Siguiendo esto, al cabo de un año o año y medio después de su llegada, cualquier persona con un conocimiento básico del ingles debería ser capaz de mantener una conversación y de comprender la mayoría de las palabras de su interlocutor y muy posiblemente su ingles sea fluido al cabo de 3 o 4 años.

En cuanto al nivel de vida antes citado, puede decirse que es alto debido a sus salarios pero hay que tener en cuenta que no podemos optar por un trabajo con un nivel salarial alto sin un buen nivel de ingles y una buena cualificación y/o experiencia. Una vez tenemos un trabajo adecuado, podemos optar por “crecer” dentro de la empresa en la que estamos o ir a otra que nos ofrezca mejor salario. Ambas opciones son perfectamente posibles ya que la promoción se hace posible debido a la alta rotación de personal dentro de la empresa a lo largo del tiempo o, si decidimos ir a otra empresa, esta nos recibirá con los brazos abiertos siempre que nuestra experiencia, educación y cualidades sean razonables.

En general, vivir en el extranjero no es una experiencia tan traumática una vez hemos sobrevivido a ese periodo de aclimatación que comentaba antes… Simplemente haz la maleta y da el salto.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: