fotografia

Pueblo medieval, Castellfullit de la Roca en Gerona (Cataluña), es un pequeño pueblo que se encuentra enclavado en el mismo borde de un abismo de más de 50 metros de altura. Es el pueblo más pequeño de Gerona y el más pequeño de España con solo 1 kilómetro cuadrado de superficie. La situación de las casas asomándose al vacío ha hecho que sea protagonista de numerosas fotografías y muchos pintores han inmortalizado su espectacular enclave de belleza increíble.

fotografia

Este pequeño pueblo no pasa de los 1.000 habitantes y las casas que cuelgan sobre la pared basáltica convierten al pueblo en un bello mirador sobre los ríos Fluviá y Toronell entre los cuales emerge la espectacular pared. Cuando la lava se solidifica da lugar al basalto, una roca de mucha dureza que toma diferentes formas según se va enfriando.

footgrafia

Esta impresionante pared de Castellfullit de la Roca es la consecuencia  de la superposición de dos caladas de lava cuando había en este lugar una gran actividad volcánica. La primera tiene una antigüedad  de 217.000 años y está formada por losas, la segunda es mucho más reciente y la colocaron los volcanes de Begudá y adopta formas prismáticas con una antigüedad de 192.000 años aproximadamente.

fotografia

Existe en este pueblo la única cantera de basalto de todo el país que la explotan una familia que es la propietaria desde 1929 pero ya funcionaba desde 1887. La roca se utiliza para la industria y para construir pavimentos, decoración, chimeneas, etc. La mayoría del pavimento de las calles, plazas y casas del pueblo están construídas con esta piedra volcánica.

fotografia

Este pueblo no está libre de leyendas y una de ellas es la del "puente roto" (Pont Trancat, en catalán), que son unas ruinas de un viejo puente que se encuentra junta a la carretera y que fue construído en 1908. Después de estar teminado empezaron a salir grietas por muchas partes y tuvieron que tirarlo y hacerlo de nuevo. Más tarde y durante la Guerra Civil Española los republicanos que estaba acorralados volaron el puente para que los nacionales no pasaran. Cuando al fin se disponían a construirlo de nuevo unas grandísimas inundaciones se llevaron los arcos del puente por lo que el pueblo decidió no construirlo otra vez porque parecía que el puente no quisiera existir. Así que se construyo otro puente en otro lugar del pueblo y el "puente roto" se quedó como un recuerdo triste de la Guerra Civil.

fotografia

Pintura al óleo del pueblo de Castellfullit de la Roca realizada por el artista Gerardo Povesa Alcodor.

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: