riquezas

¿SE VIVE MEJOR SIENDO RICO?

Tras la crisis económica, la brecha entre los ricos y la clase media se abrió aún más. Los ricos, aún más ricos, se separan notablemente de la clase media, que se ahoga y cae al abismo de la pobreza. Aquellos que ya estaban pobres, lo tienen aún más difícil. Mas, no lo sienten tanto, ya acostumbrados a no tener nada o escaso recursos. No obstante, ¿se vive mejor siendo rico?

Está claro que disponer del DINERO ofrece mucho facilismo. El tener todo a su alcance ofrece cierta tranquilidad el hecho de saber que se puede pagar las facturas o permitirse un capricho. Pero, esa tranquilidad de “poderse permitir” tiene, igualmente, un lado oscuro. Dicho lado oscuro tiene dos nombres: COMPETICIÓN e INTRANQUILIDAD.

COMPETICIÓN, porque los que viven en una sociedad donde manda el dinero, las riquezas, las propiedades, el yo sí tengo y tú no, obliga a mucha gente a competer entre ellos. Yo tengo más que tú, tengo mejor coche, una casa más grande, he viajado más lejos…. POSEER RIQUEZAS parece un concurso de quien tiene, hace y gasta más. ¿Quién llega más lejos? Comienza una lucha de poder que no conoce de límites. Surge el estrés, agobio, angustia, un estado de estar siempre al tanto qué hacen los demás para superar, no a sí mismo, sino a los demás de su entorno. Se finge tener una vida que, en realidad, no es la propia.

INTRANQUILIDAD es el resultado de tener que estar siempre a las últimas, vivir la lucha eterna de la competición. Es más, incluye el miedo de poder perderlo todo. Los bienes materiales se pierden con facilidad y aquel que está acostumbrado a tenerlo todo, difícilmente sabrá sobrevivir en un mundo donde no tiene absolutamente nada. Solo el hecho de pensarlo ya le angustia y comienza la taquicardia. Hola enfermedades a la vista. Entonces, ¿se vive mejor siendo rico?

¿Se vive mejor siendo rico?

Obviamente, el hecho de tener suficiente dinero para pagar todas las facturas da cierta tranquilidad y satisfacción. La pregunta, no obstante, es: ¿Cuánto es suficiente? ¿Dónde está el límite? El límite está ahí hasta donde pagamos nuestros gastos. Por tanto, es muy importante controlar los gastos y preguntarse: ¿Cuánto quiero gastarme al mes? O, ¿Cuánto necesito para vivir? Es difícil de contestar a esta pregunta de forma objetiva, porque cuanto más se tiene, más se quiere…. Y, cuánto más rica es la persona, más difícil es de hallar la verdadera felicidad. ¿Cuánto hace falta para ser realmente feliz? La respuesta a esta pregunta ya queda reservada para otro artículo….

 

DINERO ↔ COMPETICIÓN ↔ INTRANQUILIDAD ↔ ESTRÉS

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: