Para mantenernos sanos y radiantes son necesarias trece vitaminas, de las cuales cuatro (A, D, E, y K) son liposolubles, es decir, se pueden disolver en grasa, el resto, son hidrosolubles, es importante que sepamos distinguir la diferencia entre estas, puesto que aquellas llamadas liposolubles tienen mayor facilidad de almacenaje en el cuerpo, pero pueden tener una mala absorción en trastornos que alteren las funciones digestivas del organismo.

Si bien, la mayoría de las vitaminas requieren de una fuente exógena para ser ingeridas, existen algunas que pueden ser sintetizadas en forma endógena, es decir, a partir de las propias reservas del cuerpo, a pesar de esto, la ingesta en la dieta es indispensable por parte de todas las vitaminas para un correcto estado de salud.

Cuando existe una deficiencia de vitaminas puede ser: primaria, por falta de esta en la dieta; o secundaria: debida a trastornos en la absorción, en el transporte o en el almacenamiento de la misma. A continuación mencionaré un breve resumen de la vitamina A, sus funciones y sus deficiencias, es importante señalar que es raro la carencia de una única vitamina, la inmensa mayoría de las veces que asocia a deficiencia de varias al mismo tiempo.

Vitamina A.

Este nombre se le da a un complejo vitamínico que incluye el retinol, retinal y ácido retinoico, generalmente se lleva el término “retinoides” para el grupo de vitamina A y sus diferentes formas.

¿Qué alimentos la contienen?. Aquellos de origen animal como pescado, hígado, huevo, leche, vegetales como zanahoria y espinacas, contienen una buena cantidad de carotenoides, sustancias que el cuerpo metaboliza hacia vitamina A.

¿Qué función tiene?. Ayuda al mantenimiento de una buena visión, debido a que los pigmentos necesarios para facilitar el proceso visual, como la rodopsina, contienen vitamina A, también tiene un papel importante en el crecimiento de las células y en mantener resistencia a ciertas infecciones.

Los retinoides son utilizados en la clínica por dermatólogos para el tratamiento del acné grave y algunas formas de psoriasis.

Es importante recalcar, que actualmente, con el advenimiento del consumo de suplementos vitamínicos se han reportado casos de toxicidad por vitamina A, las consecuencias de la hipervitaminosis, que han sido descritas desde tiempos memoriales, cuando Gerrit de Ver, 1597, el carpintero de un barco que quedó en el Ártico describió los efectos que desarrollaron él y parte de sus compañeros al mantenerse comiendo hígado de oso polar. Dentro de los síntomas de intoxicación por vitamina A encontramos el dolor de cabeza, mareos, vómitos, visión borrosa

A pesar de que el uso de los retinoides para tratar el acné no se asocia con estos síntomas debe evitarse su consumo durante el embarazo, ya que pueden causar defectos en el desarrollo normal del feto, sobre todo en el sistema nervioso y cardiovascular.

Deficiencia. Generalmente la deficiencia de vitamina A va precedida de una desnutrición general o por malabsorción de grasas, como ya se comentó más arriba, esta vitamina nos ayuda para mantener la visión, por lo tanto es lógico pensar, que la deficiencia produciría cambios oculares como la ceguera nocturna (afectación de la visión con luz reducida), además de sequedad ocular, otra consecuencia un tanto preocupante es la deficiencia del sistema inmune, dando como resultado, mayor predisposición a infecciones como neumonías, sarampión, diarreas, etc., dependiendo de la predisposición en cada región del mundo.

En ciertos países del mundo, donde se observa una alta deficiencia de vitamina A, los suplementos dietéticos pueden llegar a reducir la mortalidad hasta en un 30%.

Alimentos que contienen vitamina A

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: