La visita de Donald Trump a México es de locos. Como si el presidente de México, Enrique Peña Nieto, necesitara más clavos para sellar su ataúd político, ayer miércoles cumplió con llevar a cabo una reunión con el candidato republicano a la presidencia de los Estados Unidos, el magnate Donald Trump. Las redes sociales han estallado y no hay quien pueda controlar la avalancha de comentarios negativos que ha recibido la actuación de Peña a lo largo de la discusión con Trump. Éste, con la fanfarronería que lo caracteriza, vino a espetarle en la cara a EPN que sí se va a construir el muro a lo largo de la frontera que tanto ha pregonado a lo largo de los últimos meses si gana la presidencia de su país.

Tibia, si no entreguista, es la postura del presidente mexicano: en toda la historia del priismo gobernante, los mandatarios emergidos de esa organización política se caracterizaron por mostrar una actitud relativamente digna ante sus homólogos estadounidenses. Esa tradición de lucha discursiva, de dignidad frente a la potencia del norte, se perdió hoy. Peña, quien en los últimos meses ha cometido demasiados errores de estrategia política, se ve ante un nuevo embate de gente que ya no tolera su gestión, esto días antes de presentar su cuarto informe de gobierno.

¿Qué viene para Enrique Peña Nieto en los próximos meses? En mi humilde opinión, pienso que debe planear un retiro digno, concediendo modificaciones a las reformas estructurales que tanto defendió, pero que hasta ahora únicamente han traído incrementos en productos como los combustibles o la energía eléctrica, lo cual hace que se encarezcan otras mercancías. Así, el panorama luce gris para el último tercio del gobierno del priista. Esperemos que sepa revertir esta tendencia negativa, que le ha costado perder popularidad entre los mexicanos, pues más del 70 % desaprueba su gestión

visita de trump a México

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: