EL VINO COMO MEDICINA.

- Para los resfriados y catarros. Poner a hervir durante media hora medio litro de vino blanco, medio litro de agua y 10 higos secos, todo a fuego lento. Beber durante todo el día hasta terminar la mezcla. Continuar tomando mientras dure el resfriado.

- Flemones. Hervir 250 ml de vino blanco y 6 higos naturales durante 15 minutos a fuego lento. El tratamiento consiste en aplicar el higo abierto sobre el flemón y cubrirlo con una venda. Se tiene así durante media hora y después se sustituye por otro. Estas aplicaciones se hacen 3 veces al día.

También se puede quemar la punta de una aguja y hacerla pasar por la parte exterior de la encía inflamada, haciendo salir toda la materia purulenta, después se enjuaga la boca varias veces al día con vino tinto sin cocer. En pocas horas se nota un gran alivio.

- Para los que tengan tendencias a diarreas. Tomar un gran vaso de vino tinto en las comidas principales.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: