Los Viñatigos, árboles centenarios.

LOS VIÑATIGOS, ÁRBOLES CENTENARIOS.

Los Viñatigos, grandes árboles centenarios de inmenso porte que destacan en el paisaje de laurisilva.

Los Viñatigos (Persea indica) es un endemismo macaronésico perteneciente a la rama de las lauráceas. Podemos encontrar especies de viñatigos en Madeira, Azores y en Canarias a excepción de las islas de Lanzarote y Fuerteventura.

Estos árboles pueden alcanzar una altitud superior a los veinte metros. Con copa extensa y bien ramificada, se mantiene siempre muy verde ya que suele localizarse en los bajos de los barrancos o en las zonas frondosas de la laurisilva.

Los Viñatigos, árboles centenarios.

Posee un tronco muy recto y firme a pesar de los años que puedan poseer. Su corteza es de color gris oscuro. Su corteza se va agrietando cada vez más según va trascurriendo los años, ahí podemos darnos cuenta de la edad que pueden ser los viñatigos.

Los Viñatigos, árboles centenarios.

Los viñatigos suelen estar bien ramificados y en sus ramas podemos encontrar sus inmensas hojas delgadas que pueden llegar a medir quince centímetros. Las hojas de los viñatigos suelen ser de verde por la parte superior y algo más blanquecina por debajo, mientras están tiernas aun en el árbol. Una vez las hojas de los viñatigos envejecen cogen un matiz rojizo y al poco cae del propio árbol. Dejando así una bonita alfombra de hojas alrededor de los propios árboles.

Los Viñatigos

Los viñatigos cuando florecen, lo hacen con pequeños racimos de flores en medio de sus ramas. Las flores de los viñatigos son hermafroditas, pequeñas y amarillentas. Sus frutos son de dos centímetros, de un color negro muy oscuro cuando aun están verdes, y más azules cuando empiezan a madurar. La propagación de los viñatigos se consigue fácilmente por semillas.

Los Viñatigos, árboles centenarios.

Una curiosidad es que partes de este árbol sirven de alimento para las ratas de los montes. Pero estas se emborrachan con su savia, ya que es alucinógena, de ahí que veces se ven en la noche deambulando o se caen de las ramas muriendo.

Los Viñatigos, árboles centenarios.

Los Viñatigos, árboles centenarios.

Los viñatigos requieren terrenos profundos para sus raíces, en busca de la humedad constante del terreno. Su hábitat son las partes bajas de los barrancos, los valles, pasos más húmedos de los bosques de la laurisilva. Es común verlos formando parte del conjunto de la propia laurisilva atrás de los diferentes recorridos de nuestra isla, Tenerife.

Los Viñatigos, árboles centenarios.

Los Viñatigos, árboles centenarios.

Pero podemos encontrar un buen grupo de ellos en la parte rica de Monteverde y laurisilva que hay en Agua García en Lomo La Jara, suelen ser árboles muy viejos, algunos ejemplares llegando a superar los cien años de vida. Junto a las cuevas de Toledo, también llamadas cuevas del Vidrio, se levanta el más imponente de los viñátigos de Agua García: se estima su edad en unos cientos de años.

*Fotografías realizadas por…Noemi!!!* en Tenerife en Lomo Jara en Agua García.

Los Viñatigos

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: