Ayer sábado pudimos ver el partido Villarreal-Athletic, en principio un gran partido por la posición que ocupan ambos equipos en la tabla en estos momentos.

Hasta aquí creo que todos podemos estar de acuerdo en que esperabamos ver un buen partido de primera división, especialmente para los de Bilbao que este año estamos teniendo un buen año, a pesar de algunos sustos que nos está dando este Athletic de nuestros amores.

Buenos, vamos con el partido. Minuto 5 de la primera parte, gran jugada del Villarreal y golazo de Capdevilla, nada que objetar, somos entendidos en fútbol en esta ciudad y aceptamos, eso si, de no muy buen grado el gran gol del submarino amarillo y si algo tenemos que pedir al Athletic es una mayor concentración en la línea defensiva.

Minuto 24, pero qué pedazo de obús de Gabilondo, este muchacho es un gran jugador, muchos podemos decir de él que es un jugador oscuro, gris, triste, con sus altibajos, pero cuando saca la clase que tiene (eso si, oculta muchas veces) demuestra que es un jugador de primera división, lo que me lleva a pensar, ¿por qué un jugador de esta clase y con su técnica no consigue despuntar?, puedo pensar en muchos motivos y seguramente me equivoque, pero me da a mi que es un jugador que no tiene personalidad suficiente como para echarse el equipo a la espalda, le falta carácter y le sobra técnica, es lo que yo llamo "todo suma 100" y me explico, es muy dificil tenerlo todo en esta vida, sólo algunos, los más favorecidos por la diosa fortuna consiguen sumar 100 en todo lo positivo, pensemos en Maradona, un gran jugador de fútbol, tal vez el mejor que haya existido hasta hoy en día, pero su vida privada ha sido y sigue siendo un desastre, moraleja, todo suma 100.

Disculpad, me estoy yendo del partido, retomo la crónica donde lo había dejado, minuto 45 de la primera parte, gran pase interior del Villarreal más siesta que se estaba pegando Amorebieta y gol, 2-1.

¿Pero qué le pasa a este chico?, hace seis meses todo el mundo le alababa, en Bilbao se hablaba de que le querían equipos ingleses y ¿por qué no le hemos vendido?, es un jugador que no controla sus nervios, que deja mucho que desear sacando el balón controlado, que se le va la cabeza en muchos momentos del partido, no sabe leer el juego, le faltan recusos, ¿qué ofrece un jugador así al Athletic?. Si, lo reconozco, soy muy duro con él, pero ¿no tenemos nada mejor en la zaga de este nuestro equipo del alma?, afortunadamente ha venido a rescatarnos de una defensa de broma un chico que habíamos descartado con anterioridad y es que somos de Bilbao, este muchacho se llama San José y bendito nombre y bendito jugador. Estoy enamorado de él, en el buen sentido de la palabra por supuesto. Es el central que necesitabamos, va bien de cabeza, saca el balón controlado, domina en el juego aéreo en el área contraria, da tranquilidad atrás, qué más podemos pedir, sólo una cosa, que se quede en Bilbao al final de esta temporada. Macua, este no se nos puede escapar. ¿Que de vez en cuando hace una pifia?, por supuesto, y ¿quién no la hace o la hacía?, no hace falta que recordemos las de nuestros Goiko, Liceranzu, Alkorta, etc. pero para mi ahora mismo es el central con mayor proyección en la liga nacional.

Bueno que me vuelvo a ir del partido, nos vamos a la segunda parte. El equipo sale agresivo, dispuesto a dar un zarpazo pero los minutos van pasando y no conseguimos dar ni un arañazo al equipo rival que está haciendo un buen trabajo, manteniendo el resultado, atacando en condiciones y comprometiendo la puerta del Athletic sin demostrar demasiado.

Pero ay de mi, un muchacho de 17 años viene a darnos la alegría de la noche, provoca un penalty, para mi de libro, para otros de chico listo, llamémosle como queramos, pero lo cierto es que es penalty de un "niño" sobre un hombre experimentado en primera división. Si lo recuerdan el niño del Athletic aprieta fuertemente los puños desde el suelo como diciendo, lo he consieguido, ya tenemos el empate en la mochila.

Pues bien, vamos a narrar, desde mi punto de vista qué está pasando con el Athletic y los penalties, pero primero quiero decir a todo el mundo que Diego López es un gran portero, sin que esto pretenda explicar lo que pasó luego.

Preparación del penalty por parte del Athletic: ¿vieron Vds señores lectores a algún jugador de nuestro equipo ir decidido a por el balón y ponerlo sobre el punto blanco?, yo no y no me gustó, detectaba un miedo escénico importante en nuestros jugadores, si no recuerdo mal, llevábamos 5 penalties a favor  y sólo habíamos marcado 2, pero en fin, uno es del Athletic y me sobrepongo a estas pequeñas anécdotas, no vamos a pensar en negativo que luego llega el mal fario.

Diego López volvió loco a Iraola: Viendo el momento en el que se quedan solos frente a frente portero y lanzador, reconozco que uno ha sido portero y sabe algo de esto, veo a Diego López dando saltos como un loco en su portería, marcando a Iraola y diciéndole, si quieres meterme gol lo vas a tener que sudar muchachote. A todo esto Iraola mirando al arbitro diciendo, pita rápido que esto no me está gustando nada. El árbitro pita, Iraola se acerca al balón dispara fuerte, raso y al centro de la portería y....parada de Diego López lanzándose al suelo una milésima de segundo antes de que nuestro jugador toque el balón (es la única forma que yo conozco de parar un penalty).

Pero Caparrós, que no se note que yo no soy un gran fan de este entrenador, lo explicaré más tarde, ¿cómo es posible que en este equipo no tengamos uno o dos jugadores que puedan lanzar penalties con un mínimo de seguridad?, si, ya se lo que me vas a decir, Iraola es uno de los jugadores más seguros lanzando penalties, pero es que ayer estaba pensando más en no tirarlo que en meterlo y eso hay que verlo desde el banquillo y tú no estuviste listo para verlo. ¿Quién debería haberlo lanzado?, pues desde mi punto de vista y reconozco que ahora es muy sencillo decirlo, debería haber sido un hombre que estuviera enchufado en el partido  en ese momento yo sólo veía a dos, Muniain y J. Martínez, pero claro, si desde el banquillo no hay nadie que mande con claridad pasa lo que pasa y lo que pasó ayer es que no marcamos el penalty, nada a lo que no estamos acostumbrados, pero es que lo peor estaba por venir.

El Athletic perdió las formas por medio de J. Martínez, un hombre caliente, ¿que fué falta? nadie lo duda, ¿que fue agresión de Godin?, clarísimo, pero no podemos permitirnos echar la culpa del fallo del penalty al equipo contrario. Todo lo que vino después, el tirón de pelos de Orbaiz, la bronca del banquillo, la expulsión de Caparros... tiene un único responsable, el entrenador. No fue capaz de digirir el partido (léase penalty) desde el banquillo, ¿por qué? pues muy sencillo, por que no se entrenan, no existe organización en ese tipo de jugadas, ¿qué esperamos entonces? como digo siempre en cualquier tipo de trabajo lo primero es la organización  y lo segundo es el sudor, sin ambas cosas no existe el éxito, a no ser que dejemos todo a la suerte  me parece a mi que Caparros juega más de la cuenta con nuestro Athletic.

Fin del partido, 2-1 y a casa, eso si, calentitos. Aupa Athletic pero saquemos una moraleja, con calentón no cantaremos ningún alirón.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: