trauma

Vidas truncadas

Detras de cada rostro humano por muy hernoso que sea, siempre se encuentra un mar de fondo, conteniendo cualquier cantidad de dramas y traumas que no está visible para las personas faltos de sensibilidad.

Conducía lentamente por la autopista por el canal de 80 kilómetros, había tenido un día especialmente ajetreado, es uno de esos días que trabajas con el piloto automático puesto, pero; por supuesto que estás tan casado con tu trabajo que ejecutarlo es una cuestión de rutina. Trabajo en mi pequeña empresa comercializadora de artículos electrónicos, mi empresa es pequeña sin embargo está en franca expansión.

Estoy casado con una hermosa mujer de clase media baja, profesional del magisterio. Apenas estamos en nuestro primer año de matrimonio. Alejandra mi mujer viene de un matrimonio anterior, una relación bastante accidentada y mortificante, donde estaba presente el maltrato verbal, hasta llegar al extremo de ser maltratada físicamente, la separación de su ex se produjo de manera traumática, consecuencia de una paliza que casi le causa la muerte, en ello estuvo involucrada la familia de ambos, la policía…

Nos conocimos seis meses después de su separación. Coincidimos en una oficina pública. Alejandra era una mujer sumamente atractiva, bien hecha, pelo largo negrísimo, pero sobre todo elegante, me llamó expresamente la atención sus enormes ojos marrones rasgados orlados de largas y espesas pestañas, sin embargo; observé como una sombra de tristeza muy honda, allá en el fondo de sus pupilas. Ella dejó resbalar una mirada curiosa rápida, sobre mi humanidad, retirándola prestamente, lo cual me produjo una corta sonrisa.

Llegado su turno para entrevistarse con el funcionario de turno, se puso de pie diligentemente, con tanta ligereza que sufrió un traspié- hay Dios mío exclama- me encuentro aproximadamente a cuatro pasos de ella- corro pegando un salto rescatándola antes de caer al suelo –diciéndole, ya- me mira azorada tomada de mi brazo, me mira a los ojos, con los suyos bien abiertos por la sorpresa y el susto- gracias señor, se lo agradezco que pena –no te preocupes, ha sido un placer – A partir de este momento fuimos inseparables hasta culminar en matrimonio.

La vida nos tiende su emboscada

amores

A media mañana suena mi móvil, aló mi amor dime- Joel, mi vida, recuerda que esta noche tienes que llegar temprano, hoy nos visita tu amigo Saúl –ok, amor prepárate algo bueno para cenar, que yo llevo algo de beber, te amo- chao- Me recuesto displicentemente con las manos en la nuca en la silla giratoria. En los últimos tiempos hemos estado preocupados motivado a que el ex de mi esposa no se sabe valiéndose de que triquiñuelas legales había salido en libertad. Recientemente había llamado a Alejandra amenazándola de muerte por hacer que lo metieran en la cárcel, como; ustedes saben las razones sobraban. Trabaje el resto del día arduamente y aún así sentía una extraña desazón en mi ánimo que no lograba disipar. Al fin, eran casi las siete de la noche cuando estaba cerrando la oficina y ahora me encontraba conduciendo rumbo a mi casa.

La noche estaba brumosa, oscura, de verdad que no tenía ánimo de reuniones sociales, pero; tenía que cumplir con mi amigo Saúl que nos visitaba hoy, salgo de la autopista para incorporarme a la avenida que me llevaría directo a casa- caray, recuerdo que tengo que comprar algo de beber para obsequiar a mi amigo, prosigo buscando una licorería para comprar vino, lo hago más adelante, haciéndolo –retorno a mi auto, siento de pronto un sobresalto, angustia, ansiedad, aumento la velocidad para llegar a la casa- Al fin llego, meto el auto al garaje, dirigiéndome a la puerta de entrada – Hey, que pasa aquí que todas la luces están apagadas, se me oprime el corazón presintiendo lo peor- introduzco la llave en la cerradura abriendo la puerta- tanteo buscando el swich para prender la luz de la sala –

Tragedia consumada

llorando

Aparentemente todo estaba en orden- miro en todas direcciones- no hay nada, solo que no parece haber nadie en la casa, mi corazón empieza a latir con un golpeteo casi doloroso en mi pecho. Me dirijo corriendo a nuestra alcoba, abro la puerta de un empellón- Y al ver el cuadro dantesco que se presenta a mis ojos, brota de mi garganta un alarido de horror, dolor e impotencia, Alejandra yace en el medio de la habitación en un enorme charco de sangre, producto de una herida en el cuello, su cara está exánime, blanca, cerúlea. Tuve el cuidado de no tocar nada que comprometiera una posterior investigación- Sentía que la vida había huido de mi cuerpo, tambaleante salí de la habitación –Tomé el teléfono y llamé a las autoridades.

Una hora después ya la policía había retirado el cadáver de Alejandra de la habitación- Un detective de homicidios me estaba entrevistando en este momento –Lo de siempre, donde se encontraba usted, quien puede corroborar que se encontraba en el trabajo ¿Quién es Saúl? ¿Quién es el ex?

¿El tal Saúl llegó a la reunión de ustedes? ¡Vamos a la habitación donde sucedió todo! –No por favor- ¿tiene miedo? No lo resisto- el detective me miró aviesamente- lo siento pero tenemos que hacerlo, póngase duro señor- penetramos en la habitación una vez más, lo cual me recordaba que esta mañana, Alejandra estaba viva y llena de vida, ahora…, el detective agenda en mano anotaba todo lo que le parecía importante, haciéndome una que otra pregunta. En cuclillas observa detenidamente algo en el piso que parecen ser las iniciales de un nombre escrito por mi esposa antes de morir definitivamente, el detective llama al fotógrafo de la policía y manda a fotografiar la evidencia advertida.

Usted se llama- Joel Nan…, contesto- ¿su amigo? – Saúl Mart…, y el ex de su esposa- Godofredo Pardo. Ok señor, vamos a hacer algunas diligencias esta noche, mañana lo quiero en la comisaría a las nueve de la mañana, no falte El siguiente día a la hora indicada estaba en la comisaría. El detective me llama e inmediatamente me pone al corriente de todo; el asesino de mi esposa era su ex marido que se hizo pasar por mi amigo Saúl y ya se encontraba entre rejas afortunadamente. Y, yo perdí a mi esposa.

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: