La vida tóxica

Con el actual ritmo de vida que llevamos ponemos en juego lo más importante que tenemos, nuestra salud. A este deterioro contribuyen  factores como el estrés y el sedentarismo.

Lo importante sería que fuéramos capaces de mantener un equilibrio pero parece haberse convertido en una tarea imposible de conseguir.

El ritmo frenético de vida incluyendo los  hábitos poco saludables, nos está llevando a que poco a poco nuestra salud vaya empeorando, de este modo tanto las enfermedades físicas como las mentales han ido creciendo a un ritmo demasiado alto durante los últimos años. 

Llevamos una vida demasiado tóxica

Estamos consiguiendo que  nuestra salud empeore de forma gratuita, es la realidad con la que tenemos que vivir día a día. No tenemos una buena calidad de vida, y a la larga esto se deja sentir en todos los aspectos, empezando por la alimentación, la salud física y la estabilidad emocional que tiene cada persona. 

Cada persona ha ido dando prioridad al dinero por encima de su calidad de vida, al mismo tiempo se le concede más importancia al trabajo y el estrés termina apareciendo, no entra dentro de nuestro orden de prioridades el rebajar el nivel de exigencia en el trabajo y esto tarde o temprano termina afectando a nuestra salud. 

Si no hay afecto nuestra salud también se puede resentir

La ausencia de afecto también repercute negativamente en nuestra salud. No hay dudas de que el cariño influye de una forma u otra en la salud. El estado de ánimo que tengamos también influye en nuestra salud física no somos conscientes de este hecho pero se ha demostrado la relación entre el estado anímico y el físico.

La persona que tiene amor, ve las cosas desde un punto de vista más positivo y por lo tanto desarrolla una vida más optimista y llena de vitalidad. Si alguien nota que a su lado falta el afecto, se rebelará contra lo que él percibe como negativo lo que a la larga terminará notando en su salud mental.

Cambiar la forma de ver las cosas la mejor opción

Si queremos tener una vida más saludable, lo mejor es ir dando pequeños pasos. Es cierto que las enfermedades afloran por multitud de aspectos, pero si tratan de evitarse se habrá conseguido un pequeño logro. 

Lo primero que se debe hacer es tratar de llevar una vida más tranquila, hacer algún tipo de ejercicio, controlar la dieta. tener suficientes horas de descanso, sin lugar a dudas terminarán por convertirse en hábitos sanos que nos ayudarán a padecer menos enfermedades. 

Pero todo esto no funcionará si antes no hemos tomado conciencia de la vida tóxica que llevamos y ante todo tenemos que estar realmente dispuestos a querer cambiarla. 

La vida toxica

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: