VIDA QUE PARECÍA INMÓVIL

Por un tiempo, todo parecía estar rodeado de la más absoluta oscuridad. Entre tanta penumbra, era difícil que alguien se atreviera a sonreír. ¿Cómo poder sonreír despreocupadamente, si la vida parecía haberse detenido? Allí, donde una vez las flores se habían encargado de llenarlo todo con su colorido, únicamente quedaba un inmenso vacío, tan frío y cruel, que parecía devorar todo rastro de luz a su paso. Muchos pensaron que tal vez ese sería el final de todo. Aquellos días en que las personas podían salir libremente sin sentir temor, parecían únicamente un lejano sueño.Sin embargo, la vida jamás se queda estática. Todo, lo queramos o no, termina por cambiar.

Vida renovada

Y así, sin previo aviso, la vida cambió para los habitantes de ese pequeño pueblo que parecía casi muerto. Lentamente, esas pálidas sombras de miedo comenzaban a desparecer de los corazones de las personas trabajadoras. No, no sucedió como si de golpe todo hubiera resultado perfecto. Más bien, el cambio se forjó desde el fondo de los corazones de las personas. Sí, los años de dolor habían sido demasiado largos, dejando heridas difíciles de sanar ¿y qué? Todavía había esperanza. Por más difícil que sonara, si se trabajaba duro, todavía se podría renacer de las cenizas. De la misma manera en que la vida se había sacudido para dejarlos a la deriva, ahora volvía a cambiar, dando tiempo para recuperar un poco de fé.

Y al final, como si se tratara de una explosión atómica, todo volvía a su sitio original. Las flores que habían permanecido marchitas por tanto tiempo, ahora volvían a recuperar la vida. Ahora que todo volvía a fluir de nuevo, era seguro sonreír por un momento. Allí afuera, en medio de tanta oscuridad asfixiante, todavía existía un pequeño rayo de esperanza, queriendo llenar los corazones humanos con un poco de luz.

La vida les dió otra oportunidad

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: