mi victoria

La victoria

En mis muchas experiencias vividas, he logrado comprender que la famosa Ley de atracción realmente no es tan cierta como dicen que es. Realmente atraemos lo que somos, no lo que nosotros queremos. Por eso son muchas las decepciones que a muchos nos ha tocado vivir por confiar en esto. Para mí la verdadera ley de atracción según lo que yo entiendo, es la conexión, con mí ser Divino.

Mi cuerpo físico es la sumatoria de todos mis campos de energía. Después de mi cuerpo físico sigue, mi cuerpo emocional, mental, mi espíritu, y la fuente. Mi misión es preservarlo, como una herramienta sagrada que permita expresarme y manifestarme en este plano físico.

Todos queremos atraer a nuestras vidas aquello que queremos gestar, la casa, el empleo, el amor ideal, entre otras. Estoy totalmente de acuerdo, que nuestros pensamientos deben sintonizarse en una frecuencia de cosas positivas. En mi caso en particular a través de los años, practique infinitas formas de atraer aquello que quería. Saben que paso… Nada… Nunca atraía aquello que quería. Por el contrario observe que cada vez se iba alejando más y más.

Pero gracias a Dios que todo esto fue muy positivo… porque la famosa Ley de atracción me estaba llevando como un remolino hacia dentro, del cual era imposible devolverse. Porque ya ni siquiera era mi voluntad la que primaba, sino algo más fuerte que no sabía que era.

Este remolino, me llevo a entender que no soy lo que quiero atraer, sino lo que realmente soy en esencia. Para atraer algo a mi vida no debo volverme un imán. Si estoy viviendo momentos de dolor y me encierro en ese dolor, sigo atrayendo ese tipo de eventos a mi vida. Mi subconscientes tiene cargas de infinitos disfraces fatales que he experimentado, mi cuerpo hoy en día es algo así como un computador que tiene un software de Word, con seguridad no trabajara en Excel. Es lo mismo, si mi vida últimamente ha sido de tristeza, y dolor desde luego, eso seguiré atrayendo.

Ahora que me estoy liberando de esta tristeza tan profunda como es la muerte de mi amado hijo, canto y escucho algo relacionado con las canciones que le gustaban a él pero, SOLO UNA VEZ mientras sale ese dolor y eso si siendo consciente de la terapia que me hago en ese momento, la tristeza me abraza y se va. Allí entonces se libera una carga del subconsciente, y se da inicio a una nueva etapa.

Ahora cuando suelto todas las cargas pesadas, comienza a expresarse mi espíritu, mi yo interno, con seguridad que cantaré como los Ángeles. Es allí cuando se da la verdadera LEY DE ATRACCION ARMONICA. Esto sí es atracción, deseos con amor, seguridad, riqueza, paz y alegría. Cuando nos conectamos con nuestra esencia verdadera, no hay nada que hacer, todo aparece como arte de magia, sin generar sobreesfuerzos. Lo bueno de todo esto que les he comentado, es que ha salido de mi la verdadera canción que le llamaré “LA VICTORIA”. Que es realmente la verdadera conexión.

JUDITH ROSARIO

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: