Victimismo, el arte de la manipulación

Para algunas personas, ser o parecer la eterna víctima, tiene más ventajas que desventajas

De un modo u otro, la víctima siempre está protegida de las críticas de los demás. A lo que se puede añadirr que haga lo que haga siempre encontrará la comprensión y compasión de muchas personas. Habitualmente, aquél que cuestiona la aptitud o actos, de la persona que va de víctima, es cataloado de ser un insensible o un desalmado.


El vícitimismo cómo estrategia

Quienes adoptan el víctimismo cómo forma de vida, saben que les va a funcionar, es una buena estrategia y son conscientes de que saldrán beneficiados.

Todo lo que ellos dicen es verdad, todo lo que hacen tiene buena intención y su forma de pensar es légitima, demasiado bonito para ser cierto, porque en más de un caso, detrás de esa máscara se esconde la única intención de hacer un chantaje emocional.Todo con el único fin de conseguir sus objetivos.Dicho,, de otro modo, ejercen el arte de la toxicidad y el dominio sobre los demás.

Víctimas, puede que sí, pero ¿de qué?

Hay situaciones en las que ir de víctimas puede ser lo lógico, por ejemplo, cuando una persona ha sido víctima de algún tipo de abuso y no ha tenido la oportunidad de defenderse.

Pero esto no siempre tiene porqué ser así, ya que  el vícitimismo no es algo que dure eternamente, ni siempre se vive la misma situación.

Cuando ya se ha superado la situación que producía el víctimismo, no tiene sentido seguir alargándolo por más tiempo, ni convertirlo en un modo de vida. Quien elige contínuar viviendo cómo una víctima, lo hace porque es una opción y no porque sea una realidad.

Víctimismo, el arte de la manipulación

Las víctimas, son personas desconfiadas, desconfían de todo y de todos, para ellos todo el mundo tiene malas intenciones, y se encargan de recordarlo siempre que pueden y tienen ocasión.


 

 

 

 

 


Victimismo, el arte de la manipulación

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: