Viajar por el mundo no siempre requiere comprar un billete de avión. Desarrolle el hábito de tomarse unas vacaciones mentales a lo largo del día. Visite la isla de Cuba por diez minutos en las mañanas. Visualice que toma un delicioso baño en la playa de Varadero, que según dicen es la mejor playa del mundo, junto a su esposa y sus hijos. Imagínese alojándose en el mejor hotel del Mediterráneo español por las tardes. Véase incluso entrando en la habitación y colocando las maletas en el suelo, junto a la puerta, mientras abre las ventanas para dejar entrar el sol. Imágine a su chica desnuda paseándose por la habitación. Recree la escena de Ud. y su esposa deslizándose a toda velocidad cuesta abajo por una pista de esquí de los Alpes austríacos, mientras se miran uno al otro y sonríen. Hágalo justo antes de llegar a casa, después de un ocupado y productivo día. Intente todo esto y más durante dos meses y planifique estos períodos en su agenda como si fuesen sus esenciales reuniones y actividades. La recompensa para su vida será verdaderamente significativa. Haga la prueba. No pierde nada. Pudiera incluso hasta recibir una sorpresa inesperada.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: