VIAJAR A  MARRAKECH  ---  ÁFRICA ---                                               

 

Mi relato sobre un viaje increíble.....

El día 7 de Octubre de 2015, fue mi primer viaje fuera de España, fue a Marrakech. Fue con mi chico, la realidad que todo empezó con que eche para un sorteo de un viaje a Turquía, y aunque parezca increíble, por una vez en la vida hubo suerte y nos toco!!! Aunque también esta la mala suerte que tuvimos (o buena según como se mire) de que al estar medio en guerra, la gente a la que la había tocado se habían echado atrás, así que la consecuencia fue, que no habría ese viaje que tanta ilusión nos hacia. Nos ofrecieron Venecia, pero la guita no nos daba para pasar allí 8 días, así que con los recursos que teníamos, optamos por largar a Marrakech (Marruecos).
La verdad, que teníamos bastantes nervios por saber lo que nos íbamos a encontrar, sobre todo yo, ya que mi chico ya a viajado por bastantes sitios, y uno de ellos fue Casablanca, Tanger, etc..(la zona norte) ya que íbamos a sabiendas de que es un país con mucha pobreza, pero la ilusión y entusiasmo que teníamos en el cuerpo era por demás. Esta vez íbamos a la zona sur.
¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Nuestro primer viaje fuera de España juntos!!!!!!!!!!!
Nos proponíamos como meta llegar al desierto de Sahara, teníamos 8 días y 7 noches para conseguir nuestro propósito. Así que nos pusimos al lío, unos días antes preparamos nuestras maletas, y rumbo a África!!!

DÍA 1

La noche del día 6 de octubre, nos fuimos a casa de mis cuñados a pasar la "noche", porque la verdad que nos acostamos a las dos y media de la mañana, por estar de cháchara, y a las 05:07 de la mañana,nos levantábamos para que mi cuñado nos llevara con el bus hasta la parada de metro de Moncloa.
Desde moncloa, fuimos cargados con las maletas, haciendo transbordo en metro, hasta que llegamos al aeropuerto.
El avión salia a las 12:35, teniendo que estar 2 horas antes allí para facturar y demás.
En lo que esperábamos allí a que llegara la hora, nos fuimos al burguer king y nos comimos una hamburguesa a media los dos.
Y una vez que llego la hora, embarcamos, y rumbo a Marruecos.
El piloto del avión era jovencillo, y tanto el despegue, como el aterrizaje, fueron la caña,para alguien por supuesto que no tema el morir, jeje
Sobre todo el aterrizaje, le falto hacer un trompo con el avión al tío, muy brusco, pero estuvo guay!!!!
Cuando llegamos, eran las 14:00 horas de Marrakech, ya que es una hora menos que en España. Nos pusimos a la cola para hacer el visado, el que nos llevo aproximadamente hora y media de espera, de la tantísima gente que había allí. La espera se hizo bastante larga, ya que había 30 grados de temperatura, la ropa se pegaba al cuerpo, como si estuvieras en la playa, un calor bochornoso.
Después que el policía de la aduana nos sellara el pasaporte, con un careto de mala leche, que en si la verdad que todos son en ese plan, muy serios y cara amargados, pero bueno ya después de tener puesto nuestro sello, entramos a recoger las maletas, y a descubrir el nuevo mundo que nos esperaba fuera.
Cuando salimos a la puerta, buscamos a un taxista que nos llevara a nuestro Riad, por el viaje hasta allí, nos cobraron 200 dirhans, que vienen a ser 20 euros, un poco caro, pero en los aeropuertos ya se sabe lo que hay, se aprovechan del mas pintao, pero no solo allí, si no en todos los lados.
El taxista era bastante majete dentro de lo poco que nos entendíamos, aquí o en Árabe, Francés o Ingles son las lenguas que se hablan, Español lo mínimo, en plan rasta pasta, Bob Marley, y quieres chocolate lo que mas se escuchaba, jeje, eso si sabían decirlo bien los jodios..
Por el camino, en el taxi, íbamos viendo el percal que se movía por allí, y la verdad que los nervios se pusieron a flor de piel. Veías de todo, desde carros de burros mezclados en la circulación, con motos, coches, y gente, mogollón de gente cruzando por sitios impensables, aunque la verdad que nosotros acabamos haciéndonos como ellos, a saber cruzar las calles sin que te atropellen y demás.
Donde teníamos nosotros el Riad, estaba al final de la Medina de Marrakech, que para que se entienda, es la zona mas pobre de la ciudad.
Esta entre calles llenas de laberintos, con calles sin salida, de dos metros de anchas, y algunas mucho mas estrechas aun. Por toda la zona, tienen mogollón de mini garajes de dos metros por dos, en los que ellos se hacen su pan, se arreglan sus vehículos, tienen sus pequeñas tiendas de comestibles,etc...a los niños los pueden poner a trabajar desde los seis años, que me parece de pena. Allí tienen un pequeño colegio los niños, a los que muy pocos van, se los veía con cinco años yendo de la mano de otro crío de pocos años mas, solos por las calles de allí, con la locura que había, daba miedo verlos solos en esa situación, la verdad. Pero se los ve acostumbrados a llevar ese tipo de vida. Da bastante penilla.
Nuestro Riad, se llamaba Riad Alwane, era sencillo, pero muy acogedor, había un patio, donde servían las cenas y demás, donde nada mas llegar nos recibieron con un te buenísimo. La habitación estaba compuesta de una mesita con dos sillones pequeños, una cama grande, eso si, y sus dos mesillas correspondientes, y luego el baño, tenia el inodoro, un lavabo de mármol, con un espejo pequeñito, y una ducha Africana redonda, que molaba. Muy simple, pero estuvimos genial esos días allí. El dueño se llamaba Patrick, un francés que no hablaba mas que su idioma, y su trabajador que no me acuerdo de su nombre ya que son bastantes complicados de aprender. Pero el trabajador era muy majete, el se defendía bastante bien con el Español, y cocinaba muy bien para lo que en Marruecos se suele comer, ya que es totalmente diferente, a lo que estamos acostumbrados nosotros a comer, nos guiaba para ir a ciertos sitios, nos contrato un par de excursiones etc..en resumen, fenomenal el sitio, el trato y la gente de allí.
Estábamos agotados cuando llegamos, pero no íbamos a quedarnos sin ver el panorama de allí el primer día, aunque solo fuera para cenar, y ver alguna cosa, así que dejamos las maletas, y salimos a la aventura los dos.
Poco a poco según iba avanzando la tarde, todo el nerviosismo con el que allí llegamos, se fue disipando, y en cuestión de un rato, ya estábamos en nuestra salsa, la verdad que yo pensé que sobre todo yo, que iba a tardar bastante mas en hacerme al barullo, pero me sorprendí bastante de lo bien que me adapte, y tan rápido, cosa que me gusto ese punto de mi, no lo voy a negar.
El sitio impone mucho respeto en el primer momento que lo ves, pero en realidad la gente esta muy equivocada en ese sentido, dentro del caos hay un orden aunque nadie se lo crea.
Viendo el panorama por allí, rápido la gente (hombres claro esta) porque las mujeres solamente cuando te quieren vender algo de su tienda, pero realmente allí son los hombres los que entran a los turistas. Se nos acerco un hombre y nos ofreció llevarnos a ver los curtidores, que es donde hacen toda la elaboración sobre las pieles de los animales, limpieza de todos los excrementos de las palomas , que madre mía como huele aquello, nada mas entrar, a la puerta, nos dieron un ramillete de menta para olerlo, mientras lo veíamos, para que ese olor de mierda no fuera tan desagradable, pero la realidad que la mezcla de menta y mierda juntos, era aun peor, jejeje.
Hicimos unas fotillos, porque la verdad aunque es desagradable por el olor, merece la pena ver como trabajan, ya que por lo que vimos y nos explicaban, era muy trabajoso, limpieza, secado, tinte, etc..mereció la pena.
Después de ver los curtidores, cuando salimos, nuestro "guía"que es el que nos metió allí dentro, nos pidió una propina, ya que aquí va todo a base de llevarte a los sitios, para que después les des una propinilla, así que le dimos una propi y vino otro chico, para llevarnos a la tienda de su hermana, para que viéramos las cremas de argan, las especias, cosas naturales, y demás, entramos allí, y nos sentaron en un sofá que había dentro de la tienda, y empezó a sacarnos casi la tienda entera enseñándonos cosas, dándonos a oler las especias, que daban ganas de llevarse todas, y mientras nos enseñaba todas estas cosas, nos pusieron una tetera con te, y según nos lo bebíamos, nos iban rellenando. En ese sentido estuvo chulo ver y oler tantas cosas que no se ven en España, pero como no, al final nos acabaron liando, y acabamos comprando una bolsita de mezclas de te, cold, que es pintura natural para los ojos, jabón de argan, y no se que otra cosa mas. Nos dejamos liar mas de la cuenta en ese sentido, ya que en los zocos hubiese sido bastante mas barato comprar estas cosas, pero bueno, solamente por el trato y porque la mujer desvalijo toda la tienda,para que viéramos sus productos, mas el te que nos invitaron, creo que fue digno comprarlo.
Aquí la verdad, que son como una comuna, unos te llevan a unos sitios y después a la tienda de su prima, que tiene un hermano que vende alfombras, que ese mismo es hijo de otro que vende tal...se lo montan bien en ese sentido, se ayudan unos a otros para que ganen todos, su forma de vida, pero no esta nada mal pensado.
Después de todo el barullo de llevarnos de un sitio para otro, como unos (peleles) el el buen sentido de la palabra por supuesto, pues nos dirigimos a cenar, a ver que tal se daba el primer día de probar la comida.
Entramos a un restaurante, que tenia muy buena pinta, nos sentamos a esperar a que viniese el camarero para darnos la carta, mientras mirábamos el sitio, que la verdad que estaba chulo, buena decoración y demás.
Cuando vino el camarero a la mesa, el chaval solo hablaba Francés y Árabe, y la carta estaba en Francés también, así que sin saber como y que pedirnos, optamos por pedir un poco de todo ya que solo había cuatro platos diferentes de lo que mas nos convencía, aunque no teníamos ni idea de lo que nos iban a traer. Cuando nos trajeron los platos, la verdad que el tajin, que son verduras cocidas con carne de pollo, cordero, o vete tu a saber, jeje, eso estaba muy rico, y unos mini platos con cosas variadas, algo así como pisto, manzana asada, y cosas extrañas, que bueno no estaba mal, pero para ser sincera si me tuviera que mantener a base de esas comidas, acabaría adelgazando bastante. Al menos en ese restaurante la verdad que no cenamos demasiado bien. También nos dieron unos triángulos crujientes que sabían a moho, eso si que fue asqueroso, pero como bobos nos lo acabamos comiendo, jeje.
Después de nuestra primera cena extraña, nos fuimos tranquilamente hacia el Riad, para descansar ya que estábamos agotadisimos, mal que bien acabamos guiándonos bastante bien y llegamos casi sin problemas, nada mas que un par de calles sin salida, pero por lo demás todo bien.
Llegamos al Riad y estuvimos un ratejo enredando los dos, y de charla ya que no había ni televisión, y por supuesto ni falta que nos hacia.
Nuestra primera noche en Marruecos...agotadisimos....

DÍA 2

Eran las 06:00 de la mañana, cuando me desperté con el sonido de los rezos musulmanes, de los que se podían escuchar por toda la ciudad, tienen puestos altavoces por toda ella, inclusive en especies de palmeras fabricadas por ellos que son gigantes, donde tienen camuflados esos altavoces. Al rato de escuchar los rezos de los que me despertaron, me volví a quedar dormida, mientras aquí el gran rastafary seguía en su tercer sueño sin enterarse de nada....jeje que bien me duerme!!!!
Sobre las 08:30 - 09:00 nos levantamos, nos vestimos y bajamos a desayunar, nos pusieron café con leche, creps, pan, sandia, y una mermelada de limón buenísima, y otra de tomate, a la que me recordó muchísimo a mi madre, super parecida a la que ella hace, riquísimo todo.
Después de ese buen desayuno, cogimos nuestros bártulos, y salimos a continuar descubriendo Marrakech....(la ciudad roja).
Nos recorrimos parte de la muralla que rodea la medina la que tiene una distancia de 19 kilómetros.
Después fuimos camino de la plaza de Jemma Fma que quiere decir de ¨los muertos¨ allí esta la Koutubia, que es la hermana gemela de la Giralda de Sevilla. Son casi idénticas, la verdad. Es gigantesca, y impresiona cuando estas justo debajo de ella, sus ruinas de alrededor...digno de ver.
En la misma plaza, nos tomamos unos vasos gigantes de zumo de naranja, que estaban buenísimos y fresquitos, y por 1 euro los dos. La caña!!!!
Allí había de todo, desde ¨encantadores¨ de serpientes hocicudas y cobras negras, hasta ¨domadores¨ de monos.
Esa parte la verdad, que a la gente a la que le gustan los animales como a nosotros dos, nos parecía muy triste ver como explotan a esos animales, los monos con correas como si fuesen perrillos, de la cual los mismos monos agarraban para que sus dueños no tirasen de su cuello, y las serpientes estresadisimas, pero parándose a pensar las cosas, realmente esa gente solo quieren ganarse unos dirhans por ponerte un momento a uno de esos monillos encima de ti. La realidad es que llamaba la atención ver a las serpientes por el suelo alrededor de la plaza, como si nada. Eran super bonitas.
También había mujeres haciendo tatuajes de henna, de las que una de ellas, sin yo darme cuenta, me engancho de la mano, y empezó a hacerme uno sin dejarme tiempo para decir que no. Era una mujer embarazada, que pedía según nos decía por señas tocándose la barriga, como para darnos donde mas nos dolía, y si!! lo consiguió, yo me fui con un tatuaje de henna, y ella se llevo unos dirhans, que íbamos a hacer.....nos dio penilla.
Allí se busca la vida cada uno como puede....
Después de estar un ratejo por allí, nos dirigimos hacia la zona nueva de Marrakech, que es mas como una ciudad de las nuestras, calles menos transitadas y claro, donde vive la gente con dinero, que la verdad que de estar nosotros en la zona pobre que es la medina, a llegar a la zona pija, da tanto choque, que te da a pensar porque en un mismo lugar, y unos están con lo justo o menos, y a otros los sobra, muy mal repartido para mi forma de ver.
En la zona nueva se goza de tranquilidad, mientras en la Medina, es el caos, nos quedamos sin palabras al ver que de un lado a otro hubiese tanta diferencia.
Seguimos recorriendo las calles de la zona nueva, y acabamos llegando a la cárcel de allí, que jope!!! que pinta tenia, daba miedo desde fuera, así que no quiero pensar dentro como seria....En la misma puerta había cola de familiares de esos presos a los que los llevaban comida, y demás....
Y justo al lado de la cárcel había un cementerio Francés, que la verdad que nosotros dijimos que parecía que lo habían puesto al lado aposta para que aquellos presos tuvieran unas bonitas vistas...joer.
Después de visitar el cementerio Francés, ya que en los judíos y musulmanes estaba prohibida la entrada a extranjeros, tienen de vigilancia a militares en las puertas de entrada, así que a los otros cementerios de los que teníamos curiosidad por ver, nos quedamos con las ganas.
Después fuimos haber si podíamos entrar al jardín de Mayorelle, en el que había muchísima variedad de cactus y plantas extrañas, pero al llegar a la entrada, nos dijeron que la entrada costaba 7 euros, de los cuales, no andábamos muy finos para andar gastando tanto, ya que íbamos con los justo, así que no pudimos entrar, aunque la verdad que después nos dijeron unas personas que habían estado allí, que en 10 minutos estaba visto todo el jardín, puesto que acertamos no pagando para entrar allí.
Así que nada, nos fuimos al lado de la cárcel, que había un restaurante Italiano, que tenia muy buena pinta, y ademas que a mi ya me apetecía comer algo mas de lo que solemos tener en casa.
Nos comimos unas ensaladas, unos espaguetis con pesto que estaba buenísimo, y una pizza, como no, jeje y de postre nos pusieron una copa de helado de melocotón y frambuesa, que estaba para chuparse los dedos. Una vez que terminamos de ponernos hasta el kiko, y con la barriga llena, de vuelta para nuestra zona tranquilamente, pasando por colegios donde iban con batas como los médicos, y donde iban los padres a recoger a los críos, cosa que en la zona de la medina es impensable. Muy diferente esa zona.
Así que ya que nos dimos ese único capricho de comer bien ese día, nos fuimos a nuestra zona, (la pobre), nos acercamos hasta el zoco, que es tremenda mente exagerado de tantísimas cosas que hay de todo podíamos encontrar allí, desde ropa, artesanía, cosmética, de todo y a un precio acojonante. Molo mogollón.
Después de ver el zoco, y ver que debería haber cogido allí las cosas y no dejarnos llevar a las tiendas como paso, pero bueno ya estaba comprado así que a otra cosa mariposa.
Nos fuimos dando un paseo tranquilamente hacia el Riad, para descansar ya que nuestro reto estaba a punto de ser conseguido.
¡¡¡¡¡Mañana nos vamos al desierto!!!!!

Ole ole y ole!!!!!!

DÍA 3

A las 07:00 de la mañana, vino al Riad a recogernos la furgo que nos iba a llevar al desierto de Zagora.
Un camino de 11 horas, nos esperaba, estábamos impacientes, ya que teníamos un largo camino, hasta llegar al desierto.
Con nosotros venia mas gente, nosotros eramos los únicos Españoles, había un Turco y un Holandés que estaban colgadisimos pero to majetes, que eran colegas de viajes, dos Canadienses, un poco rarillos, una pareja de Italianos, muy simpáticos, y otra pareja de Pakistaníes, que también eran simpáticos.
La verdad que eramos un grupo muy peculiar, pero fenomenal en ese sentido, pasamos ratos muy agradables con ellos.
Después de llevar tres horas en el bus, hicimos la primera parada, para ver una ciudad bereber en el sur de Marruecos, esta se llamaba Ait ben haddou, allí es donde se rodaron películas, como Gladiador, Babel, la Momia, etc..
La verdad que es un sitio digno de ver, es una ciudad super antigua, con casas de adobe, preciosas, por allí pasaba el rió Dades, que este es de agua salada, ya que es el que atraviesa Mauritania.
Subiendo hasta este viejo pueblecito donde no hay luz, ni agua corriente, nos encontramos, un gusano gigante, en plan el Rey León el que se come Simba, al cual le hice una foto porque, era la caña.
Después nos llevaron a comer, con prisas, porque aun nos quedaban ocho horas de camino. Así que comimos unos pinchos variados de carne, que no se decir a que sabia, y continuamos con el viaje.
Pasando por el Gran Atlas, que son las montañas, mas diferentes y distintos paisajes a cada kilómetros recorridos, eran espectaculares, de todas las montañas hasta hoy que yo he visto, son las que mas me han quitado el hipo. De mogollón de colores diferentes, gigantes, para quitarse el sombrero. Daban ganas de llegar hasta la cima de una de ellas, y gritar hasta quedarse sin voz.
Después, nos hicieron varias paradas mas, en las fabricas del aceite de Argal, del que mas adelante hablare.
El viaje se hizo muy cansado, aunque las maravillas que íbamos viendo de camino, merecían la pena.
Sobre las veinte horas de la tarde, llegamos por fin a la zona del desierto, allí, nos esperaban nuestros dromedarios, con los que terminaríamos el trayecto, hasta llegar a las haimmas, que es donde pasaríamos la noche.
Iba a ser un sueño que tenia, echo realidad, ver las dunas del desierto del Sahara.
Con el ultimo empujón, caminando nuestros dromedarios con nosotros a su espalda, y mi primera vez, que monto en un animal así, me encanto, aunque salí con un dolor de culo terrible, pero estuvo genial.
Se hizo muy corto el trayecto en mi mustang, así es como le nombre a mi bichillo.
Según avanzábamos, iba anocheciendo, digno de ver, sin ninguna duda.
Una vez que llegamos a las haimmas, allí nos esperaban unos Saharaguis, entre ellos estaba Mohame, que hicimos muy buenas migas con el, mucho cus cus, je je.
También había otros dos mas con el, hicieron la noche muy amena, entre los tres.
Allí había mucha gente mas, otros grupos de gentes de todas partes, la verdad que nos encanto a los dos, pero si hubiéramos estado solos a nuestra bola, era un sitio super romántico, para pasar en pareja, y sin nadie que interrumpa, pero bueno, esta vez fue así, ya habrá otra como queremos en otra ocasión, o eso espero....
Con el grupo nuestro congeniamos muy bien, para cenar nos sentaron juntos, y la verdad que la cena, estaba rica y estuvimos agusto, aunque para ser sincera, al no hablar Español, ninguno con los que iban con nosotros, yo me tenia que entender por señas, y por las traducciones de mi rastaman, que el jodio, la verdad que se apañaba bastante bien, y el podía mantener una conversación con la gente, en cambio yo....malamente, pero eso no me preocupo lo mas mínimo, en el sentido de que me lo pase de pichin guays, si que es verdad, que me sentí un poco rara el rato de la cena, por lo del idioma, pero bueno, espero que para la siguiente, sepa algo de ello.
Para cenar, nos pusieron de primero, sopa bereber ,echa de harina, que estaba muy rica,
Y de segundo nos trajeron un Tajin de pollo, con verduras y patatas, y de postre unas granadas muy dulces, estuvo bien la cena.
Cuando terminamos de cenar, nos prepararon en medio de todas las haimmas, una hoguera y Mohame and company, con unas garrafas de agua como si fueran bongos, y unos darukas, nos tocaron unas cancioncillas, echas por ellos, que la verdad que tenían ritmo los jodios.
Habia muy buen rollo, estuvimos un ratejo, escuchando cantar y viendo como tocaba esta gente, y después de un rato, hicimos una escapada por nuestra cuenta nosotros solos, para ver si veíamos algún escorpión, o encontrábamos alguna piedra chula, para llevar a nuestro pequeño. Pero no vimos nada mas que un bicho muy raro al que no quisimos acercar demasiado el cuezo, ya que de noche no se veía bien, y a saber que podría ser, pero bueno , alguna piedrecilla normalita si vimos, que la cogimos aun así, y una moñiguilla de algún bicho, que por equivocación....jeje, nos dimos un paseo, y yo un revolcon en una duna, no pude evitar hacerlo, aunque después de hacerlo, me di cuenta, que había mogollón de escarabajos negros, típicos en el desierto, con esa arena tan finita como el polvo, una pasada.
Encima la verdad que dicen que en el desierto hace bastante frió por las noches, y ese día, nos hizo genial, cuando volvimos al campamento, habían apagado las luces, y hubo gente que se fue a dormir, y otros nos quedamos a ver las estrellas, ya que nos dijeron que desde el desierto se ven de fabula. Y así era, una pasada, en mi vida había visto tantísimas estrellas, y tan juntas como estaban.
Vimos estrellas fugaces por un tubo, cada una que vi, pedí un deseo, haber si ya que dicen que si ves una y pides un deseo, se cumplen, pues yo pedí los mismos deseos, pero a cada estrella fugaz que vi. Haber si de verdad se cumplieran...quien sabe.....
Tumbados en las alfombras, en el medio de todas las haimmas, con una paz espectacular, se fue yendo cada vez mas gente a dormir, la haimmas, eran para cuatro personas, pero nosotros tuvimos suerte, o le caímos en gracia a Mohame, y nos dio una para nosotros dos solos, y otra para la pareja de Italianos, también individual, así que eso fue un buen puntazo.
En claro.....en un sitio precioso, con la persona que necesitaba tener a mi lado.Aunque se le echo de menos al enano muchísimo, porque le habría encantado ver el desierto y el cielo, tan plagado de estrellas. Pero algún día cuando sea mas mayor, le llevaremos para que lo disfrute como nosotros hicimos. Miura, nuestra perrita seguro que también se habría revolcado en la arena, jejeje.
Merzouga, era al sitio que queríamos haber llegado, ya que las dunas de allí miden unos ciento cincuenta metros, y estas de Zagora, eran mucho mas pequeñas, pero igualmente me conformo con este desierto, para la siguiente, iremos al otro, y ya esta.
Bueno, pues ya una vez que quedábamos viendo las estrellas, Mohame, el Turco, el Holandés, y un desconocido que se acoplo, que creo que era Francés, aunque no sabemos bien, porque casi ni hablo, jeje.
Estando los que acabo de nombrar, tumbados en las alfombras, y después del cus cus, pues se quedo todo en silencio, de esto que se escucho, como si gruñera un dromedario, y lo comentamos, cosa que todos coincidimos en lo que estábamos escuchando, cuando nos dimos cuenta que no era el dromedario el que gruñía, si no que era un señor, de alguna haimma, y roncaba, madre mía, como roncaba, el caso es que nos entro un ataque de risa, que acabamos descojonados todos, unos mas que otros, pero fue la caña, yo no podía parar de reírme, después se lo contagiaba a mi chico, vamos que tuvimos un rato de lo mas cachondo que se puede echar uno a la cara, jejeje, fue buenísimo.
Después del rato de cachondeo, ya nos levantamos de allí, para descansar un poco, ya que madrugaríamos al día siguiente, para ver el amanecer tan esperado en ese sitio.
Así que fuimos antes al baño, en el me encontré un sapo, to extraño, tenia la cabeza, que parecía una serpiente, muy raro, así que le saque una fotillo, cuando me arrimaba para hacerle la foto, el jodio brincaba, jeje. muy curioso el bicho.
Después de vuelta a nuestra haimma, dijimos buenas noches a Mojame, y nos metimos en la haimma, en la que yo no pegue ojo en toda la noche, no se porque, pero me costo mogollón cerrar los ojos, pero bueno, estaba atenta del despertador, ya que deseaba ver el amanecer allí, eso si, aquí mi querido rastafary durmió como un bebe, jeje.
A las seis y diecisiete de la mañana, toque diana, y nos abrigamos, y salimos a ver el amanecer.
Fue impresionante, sin palabras para describir tan maravilloso amanecer que nos brindo la naturaleza en el desierto, unos cielos con colores de fuego, que deslumbraban ese desierto tan bonito.
Es una de las cosas mas bonitas que he visto en toda mi vida, sin ninguna duda, para volver a repetir.
Nos dieron un café, para desayunar, y a las siete y cuarto de la mañana, nos pusimos con nuestros dromedarios de marcha de vuelta a coger de nuevo a la furgo que nos llevaría de vuelta a otras once horas de viaje hasta Marrakech.
Muy felices de este viaje, que aunque se hizo largo, mereció la pena sin dudas.
Y por supuesto, uno de mis sueños, cumplido, ver el desierto del Sahara. ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ MUY FELIZ !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

DÍA 4

Este día, volvíamos del desierto del Sahara, para llegar a Marrakech.
Por el camino, pasamos por Ouled Otmane y Haouz, que están en las montañas del Gran Atlas.
Hay zonas de esta parte, que se hace notar mas que en Marrakech, de que estamos en África, estas zonas son mas llevadas a ver las realidades de estos sitios, en que la gente esta llena de pobreza, pero en sus caras casi siempre hay una sonrisa que marca la diferencia, desde luego a mi me hace crecer como persona ver estos sitios, viendo lo que nosotros tenemos, que aunque no sea mucho, pero la realidad de estos sitios es que son del tercer mundo.
De camino, en la furgo, estábamos todos, dando cabezadas, de lo cansadisimos que estábamos.
Pero nos lo pasamos genial.
Una aventura, de las que se recuerdan de por vida.
Cuando llegamos a Marrakech, nos despedimos de el grupo, y nosotros nos fuimos cerca de la plaza, a cogernos unos paninis para llevar, y nos fuimos al Riad a cenarlos tranquilamente, ya que necesitábamos un descanso, después de todo el ajetreo que habíamos tenido esos dos días.
¡¡¡¡Es la caña este sitio!!!!

DÍA 5

Hoy, nos hemos levantado a las ocho de la mañana, y hemos decidido, tomarnos el día mas tranquilos, aunque difícil es, ya que no paramos nada quietos. Y claro que por supuesto, es lo mínimo, ya que nos quedan pocos días, y aquí hay mucho que ver, hoy nos dirigimos hacia el zoco, esto es exagerado de tantísimas cosas que hay, dan ganas de llevarse todo, antigüedades, ropa, muebles echos a mano, alfombras y muchas cosas mas.
Después recorrimos la plaza Jenna Fna ( la plaza de los muertos ) como ya comente, y nos fuimos a tomar unos tes, viendo el mogollón de gente que hay durante todas las horas del día, y dando un paseo, tranquilos hacia el Riad, para cenar allí en este día.
Nos hizo la cena el del Riad, que la verdad, que cocina, estupendamente, estuvimos tranquilos cenando a nuestra bola, y después subimos a nuestra habitación, para descansar, ya que mañana viajamos a Essaouira, ¡¡ el océano Atlántico !!

DÍA 6

A las siete y diecisiete de la mañana, nos hemos levantado, para desayunar, ya que el chófer de la furgo que nos iba a llevar hasta el destino, venia a por nosotros a las ocho de la mañana.
Como era de esperar, venia mas gente con nosotros, aunque esta vez, aun viniendo una pareja de Españoles con nosotros, eran de la mar de bobos, así que estuvimos todo el viaje a nuestro royo.
El viaje duraría aproximadamente dos horas y media, mas las paradas que ya sabíamos que nos iban a hacer, para vendernos cosas, por supuesto.
Nos pararon en un sitio, donde había un árbol, repleto de cabras subidas en las ramas, en las cuales estaban apuntaladas con palos, para que no cediesen las ramas, una cosa muy curiosa de ver, lo tenían de exibicion para los turistas, y con ello así sacarse unos dirhans. Hicimos unas fotos, ya que era muy peculiar, y continuamos el viaje.
Después otra parada en la fabrica del aceite de Argan, nos dieron a probar mermelada, aceite en crudo y miel, y estaba buenísimo, aunque muy caro, ya que un frasco pequeño, costaba diez euros. Nos quedamos con ganas de llevarnos alguno, pero el presupuesto, le teníamos ajustado.
Así que hicimos la degustacion, y nos salimos de allí.....
Después de nuevo, a ponernos de camino....
Cuando llegamos a Essaouira, era la una de la tarde, y teníamos nada mas hasta las cinco de la tarde para ver la zona....muy poco tiempo para disfrutarlo, pero es lo que tiene ir con mas gente....
También por primera vez, iba a ver el océano Atlántico, en su plenitud.
Era impresionante...gigante....con una sensación de buen royo, estaba lleno de rastafarys, allí, conocimos a uno de ellos, que nos ofreció su casa, si algún día volvíamos, y nos apunto bastante música, para que viésemos el reggea de allí.Nos comento también que en Junio, se hace un festival de ello allí, para que lo mirásemos, y si pudiéramos, ir.
Allí mismo, había una tienda, llena de cosas de Bob Marley, banderas, fotos, de su hijo Kimany....etc....
Nos hicimos una fotillo allí dentro, rodeados de Bob, estaba chachi la tienda.
La ciudad es de pescadores, con una playa preciosa, plagada de gaviotas, y de gatos que parecían perros, de lo bien comidos que están...
Nos fuimos a comer a un chiringuito que había cerca del mar, donde nos comimos un variado de pescados frescos, echos al momento, estaban buenísimos, pero la verdad que daba penilla ver como respiraban, antes de echarlos a la lumbre, pero vamos, que mas frescos imposible.
A la brasa estaba, para chuparse los dedos.
Nos pusimos como el kiko..
Habia pescados super raros, morenas, anguilas, langostas, etc...
Después de comer, como teníamos poco tiempo, para volver a la furgo, nos dimos un garbeo para bajar la comida, que la verdad, yo echaba de menos comer pescaito rico, jeje.
Y claro, mis amigos los gatos, nos acompañaron a la comida...que majetes...
Si hubiéramos sabido que este sitio, era tan bonito, hubiéramos buscado la forma de llegar nosotros a nuestra bola, ya que en un rato era imposible de ver.Al menos una noche allí, habría sido lo suyo....hacia buenísimo, el agua no estaba tan fría como parecía...una pena, no haber tenido mas tiempo. Sabio a poco..pero estuvo bien.
A las cinco de la tarde, nos recogió la furgo de nuevo, y de vuelta a Marrakech.
Por el camino, vimos como si fuese, un arco iris gigantesco, que a lo lejos, parecía un tornado, muy chulo!!! Muy extraño, la verdad, pero precioso.
Sin duda, el mejor viaje de mi vida junto a mi rastaman!!!

DÍA 7

Hoy con tranquilidad, nos hemos levantado, y hemos bajado a desayunar, después subimos, y nos dimos una duchilla, para prepararnos para salir hacia el Palmeral.
Es un sitio gigantesco, llenisimo de palmeras, con dromedarios con sus crías, allí los teníamos, por si queríamos pasearnos encima de ellos por el palmeral, pero nosotros decidimos hacerlo andando, al fondo del palmeral, se veían las montañas, que estaban preciosas a lo lejos.
Después de andar unos kilómetros, por el camino, vimos un sitio para tomar algo, así que nos acercamos, y pedimos un te, y con calma, nos lo tomamos, disfrutando del buen día que hacia, rodeados de gatillos, por todas partes, muy bien estábamos.
Después, nos dirigimos hacia un parque cerca de la plaza, donde era impresionante, la naturaleza, lleno de plantas, cactus, palmeras, arboles frutales super guapos, y muy limpio todo, nada de basura ni papeles por el suelo, muy bien cuidado. Allí, en el parque, tenían en pequeñas columnas, ordenadores, con Internet, para que la gente, los utilizara, a su libre albedrío, la verdad que un sitio genial, para pasar las tardes.
Por ser nuestro, penúltimo día de estancia por aquí, nos fuimos al Valle de Ourika, donde habían unas cascadas muy guapas, para llegar hasta allí, nos hicieron tener una pequeña escalada, por las piedras resbaladizas, una escalera, plantada en medio de la montaña, un caminillo, hasta llegar a mitad de la montaña, y desde allí, unas vistas increíbles, nos encanto, nos habría gustado tener mas tiempo, y dinero para haber podido hacer una ruta por esa montaña, habría estado guay.
Allí, según íbamos recorriendo la montaña, había pequeñas tiendecillas, para que comprásemos algo, tenían también, sus propias neveras naturales, donde con un bote de red bull, hicieron pequeñas fuentes, del agua de la montaña, muy bien curradas, y muy fresquita la bebida, lleno de naranjas debajo de esas fuentes caseras, lo tenían bien preparado.
En medio del Valle, había un pequeño pueblecito, donde nos pararon a comer, las mesas y sillas, muchas de ellas, las tenían metidas en el rió que bajaba de la montaña, muy curioso, jeje.
Nosotros comimos, al lado del rió, sin meter los pies dentro, pues no estaba fresquita el agua, ni na, jeje.
El Valle era super bonito, lo único malo, lo que como mas veces he dicho, que al ir con mas gente, nos retrasaron bastante, nuestras cosas, pero a sabiendas de esto, para la próxima, ya lo sabemos.
En este viaje, hemos llegado, a casi la altura de cuatro mil quinientos metros de altura, una pasada, daban ganas de haber podido llegar hasta la cima.
Por la carretera, había en ciertos lugares puestos de piedras y fósiles, muy bonitas, cogimos una para nuestro pequeñajo, pero la verdad que tenían un precio, bastante alto, para haber cogido de algún color mas.
Después llegamos al Riad, y cenamos allí, ya que era la ultima noche que pasábamos allí, encima sin nosotros saberlo, cuando estábamos cerca de llegar a nuestro lugar de descanso, se nos echaron encima, un grupo de chavalillos de la edad de nuestro niño, pidiéndonos dinero, como ningún día se nos habían echado encima, nos pareció raro, porque no sabíamos porque estaban tan alterados, el caso es que continuamos andando, con el no saliendo de nuestra boca, ojala hubiéramos tenido dinero de sobra para poder darlos una propinilla, ya que después cuando llegamos al Riad, nos comentaron que es que era la Noche vieja Árabe, por eso estaban como locos, tocando los bongos a mansalva, y to contentillos, y nos acabábamos de enterar de ello.
En la cena, con un par de cervecillas, una cena rica, y un peppermin, al que nos invito el dueño del Riad, para la despedida nuestra, estuvo bien!!
Después, nos subimos a la habitación, a dejar casi preparadas las maletas, para al dia siguiente, volver a nuestros lugar de origen.

DÍA 8

Nuestro ultimo día, por esta vez, en Marrakech, aunque con muy poco tiempo, ya que teníamos que estar pronto en el aeropuerto.
Nos dimos una vuelta por la Medina, y justo, había ese día un mercadillo, gigantesco, llenisimo de gente, por todos lados, vendían de todo, relojes, ropa usada, muebles, cosas viejas, hasta un cuadro de Santa Teresa vimos, que nos hizo gracia verlo, jeje.
Estuvo cortito el paseo que dimos, pero al menos para decir un hasta pronto a este sitio tan espectacular.
Un hasta pronto a nuestro barrio, su gente, sus rezos matutinos.....se iba a echar de menos.
Nos tomamos en el mismo Riad un te, antes de salir para el aeropuerto, y nos preguntaron, que si queríamos tomarlo en la azotea, cosa que hasta ese momento, no supimos, no nos dijeron nada, que faena, ya que podíamos haber pasado muchos ratos allí arriba, estaba muy bien preparada, y habría merecido la pena, pero bueno, para la próxima, ya lo sabíamos.
Cuando vino el taxista a por nosotros, nos despedimos, dejamos nuestras firmas, y salimos para el aeropuerto.
Facturamos las maletas, y fuimos a comer algo, ya que mas o menos era la una y media, nos quedaba poco rato para salir.
Cuando ya entramos, y pasamos por la aduana, nos separaron en filas de mujeres a un lado y a otro lado los hombres. Nos hicieron un cacheo exhaustivo, a my rastaman, le miraron hasta las rastas, una a una, y a mi también un cacheo que ya es pasarse, toqueteando como si la tía quisiera temita, la ostia estos maderos.
Pero bueno, pasamos los dos sin problemas, y fuimos a que nos sellaran el pasaporte, en el que nos encontramos con una cola de gente para lo mismo, terrible, pensábamos que se iba el avión sin nosotros, mirábamos la hora, y estábamos con un estrés, que tela, perdidos en medio de ninguna parte...con el dinero justo.....no queríamos ni imaginarlo, pero por suerte llegamos a tiempo de coger el vuelo.
Nos subimos al avión, y de vuelta para España.........
Un viaje inolvidable sin duda alguna, una experiencia única, a la que a mas de uno llevaba allí a pasar un par de meses, para que viesen lo que es la realidad de la vida, en estado puro, y tan dura como allí ves en realidad.
Esta corta estancia en esta parte de País, me he dado cuenta de muchas cosas, me a echo crecer como persona, me ha abierto los ojos, me ha echo ver, con lo poco que tienen, y lo felices que se los ve, sin el dinero que hay en España, las tecnologías, en general todo lo que nosotros tenemos, ellos no tienen ni medio cuarto de ello.
Es una pena que unos tengan tanto, y otros estén muertos de hambre.
Cuando vamos descubriendo el mundo que tenemos a nuestro alrededor, la gente que tenemos buen corazón, nos acongoja ciertos lugares tan pobres, injusticias al por mayor, que no debería ser así, pero en fin...ojala estuviera de mi mano cambiar algo de eso.
Pero vamos lo que es el viaje, a sido grandioso, mi primera salida de mi País, a un sitio increíble, al que me encantaría volver algún día,
Desde luego que merece la pena.

África, una gran sitio para descubrir cada parte de este país maravilloso, con diferentes culturas....

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: