Gato durmiendo en un coche junto a un niño

Algunos gatos están acostumbrados y no tienen dificultades para viajar, pero para otros, moverse y dejar su entorno familiar puede ser una verdadera pesadilla.

El “truco” para llevarlos en coche es prepararlos a tiempo, ir acostumbrándolos al viaje y preparar todos los accesorios necesarios antes de la salida. Si tenéis pensado viajar con el gato e incluso ir de vacaciones con el gato, antes seguid estos consejos.

Acostumbra a tu GATO a viajar

Puedes empezar con un simple recorrido por el barrio o una salida de 15 minutos, sin un lugar específico al que llegar pero que el gato pueda asociar la positividad de viajar. No vayas al veterinario solo porque tu amigo puede experimentar el mismo tipo de angustia y miedo en el primer gran viaje en coche.

Equípate con un collar  de gato y una correa de tamaño adecuado al gato, para usarla si es necesario. Por ejemplo, para dejar que el gato camine un poco (pero sin llegar a molestar al conductor). Aunque lo mejor es llevarlos dentro del transportín, pero eso ya depende de cada gato. 


Presta atención a las ventanas abiertas y las puertas entreabiertas, porque podría salir del habitáculo impulsado por el miedo.

En caso de una parada, dejar al gato dentro del transportín pero con la ventana ligeramente abierta o con el aire acondicionado encendido, esto ayudará al gato a respirar sin sufrir insolación y carencia de oxigeno.

Ofrézcale algunas golosinas mientras está en el automóvil, para que se sienta cómodo.

Coloca el transportín para mascotas en un espacio fresco y aireado.

Una idea es ponerlo en el asiento trasero asegurando la jaula con el cinturón de seguridad. De hecho es lo más aconsejable.

Si es necesario, rocía un perfume sintético a base de feromonas. La feromona la produce el gato para marcar el territorio y este cuidado extra podría favorecer su relajación.

Habla con él durante el viaje.

Usa un tono de voz tranquilo, cariñoso y relajado. El gato en un nuevo territorio también puede verse atrapado en ataques de pánico, con evacuaciones repentinas e hiperventilación, así que no subestimes las demostraciones excesivas de estrés y miedo irracional.

Nunca olvides el agua.

Al no poder dejar el agua disponible, porque se derramaría, hay que tomar un descanso, que se utilizará para darle de beber al gato.
Nunca lo dejes ir libre, porque por miedo podría escapar.

Ante los mareos del gato

Si su gato sufre mareos en el automóvil, pídale a tu veterinario que le recete medicamentos para controlar su malestar o puedes darle jengibre si le gusta.

El jengibre, que las personas utilizan para controlar las náuseas, también es seguro para los gatos; puede encontrarlo en forma líquida o masticable en tiendas de mascotas online o físicas, o incluso a veces en las propias clínicas veterinarias.

Los signos que pueden hacerte comprender que padeces este trastorno son: llanto o vocalización que no cesa tras unos minutos de viaje, salivación excesiva, inmovilidad, reacciones de miedo al movimiento, actividad excesiva o caminata continua, vómitos, micción o producción de heces.

Jengibre para gatos antes de viajar, evita nàuseas y mareos

Consejos para los días antes del viaje

Días antes de la salida, pon una toalla o manta en tu cama. El objetivo es impregnar la tela del olor del gato y de la casa, para que se familiarice y el gato se sienta más a gusto.

Prepara la jaula/transportín la noche anterior al viaje. Coloca la toalla que dejaste en la jaula en la parte inferior del transportador y añade otra, en caso de que el transportín se duro. También puedes poner su juguete favorito para hacerle compañía.

Darle de comer unas horas antes del viaje.

Nunca dejes al gato en el transportín durante más de 8 horas sin darle de comer, agua y darle la oportunidad de "usar el baño".

Necesitamos pensar en sus "necesidades"

Sería ideal que el gato  los hiciera cuando paramos, poniendo un recipiente pequeño (tapa de una caja de zapatos) y un poco de arena en el transportador para que pueda hacer sus necesidades en paz y tranquilo. Alternativamente, como no podemos explicarle que tiene que orinar cuando para, colocamos algunas mantas vieja por si siente la necesidad de hacer pipí y no le haga daño irreparable ni a las mantas ni al auto.

Viajar con un gato, mejor en transportín

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: