Viajar a California por la ruta101 es encontrarse con Montecito en Santa Barbara.

Si lo que buscas este año es viajar a California, te voy a enseñar un lugar diferente entre Los Ángeles y San Francisco, lejos de Hollywood y aproximadamente a una hora y media de la ciudad de Los Ángeles: Montecito. Es el lugar ideal para visitar en cualquier época del año. Situado en Santa Barbara, en la famosa ruta 101, es una de las zonas más privilegiadas de los Estados Unidos, donde el aire parece ser de otro planeta y la gente sintoniza su propio ritmo. Sí, porque además de ser el reposo de El gran dictador, es la cuna del New Age. Místicos, gurúes, artistas de toda clase y comerciantes espirituales lo eligieron, y siguen haciéndolo, para conectar-no sé si con su alma o con su bolsillo- la tierra con el cielo.

Lugares para visitar en Santa Barbara: MONTECITO

Viajar a California sin visitar Montecito es perder la oportunidad de descubrir un lugar exclusivo de la Costa Oeste. Algo tiene este pueblo que te atrapa. Quizás, la abundante vegetación que hipnotiza todos los sentidos. Tal vez, respirar ese aire especial que te remonta a otras épocas, los años 20, el “artisteo” y el lujo, en las que me hubiera gustado vivir. A lo mejor, ese paisaje tan armónico que invita a mezclarse con su variadísima y exuberante vegetación que te traslada a la creatividad y a la esencia perdida.

  • Lejos del aparatoso mundo hollywoodiense, y en la ruta101Montecito es mucho más que un escaparate de mansiones de artistas, acaudalados empresarios y viejas glorias. Estoy casi segura de que es el lugar perfecto para reconciliarse con ellos mismos. La privacidad y la discreción les permiten dejarse ver sin ser acorralados por los frutos de la fama. Recogidos en sus mansiones, a veces muy visibles y, en muchos casos invisibles, desconectan del ruido de la realidad.
  • Uno de los lugares que más disfruto en mis estancias en Montecito es Pierre Lafond: una casa colonial convertida en el café del pueblo. Puedes toparte con los artistas de la gran pantalla que están fuera de tu alcance: músicos, pintores, escritores... vamos, la crème de la crème de Hollywood. Para ellos, es el lugar perfecto. Olvídate de los autógrafos. Todos somos iguales, por eso es uno de los rincones preferidos de América donde cada cual puede ser quien es. Siempre con una sonrisa, y guardando el espacio personal, la gente de California camina, lee o charla tranquilamente en esa terraza soleada, donde todos conviven sin prisas, lejos del atropello del éxito. Los pájaros y otros animalitos comparten sin estrés de la generosidad de todos, encantados de ser invitados de honor. Sin duda, es un lugar para pasar inadvertido.
  • Ladera Lane es mi lugar de paseo preferido: la naturaleza en estado puro para pasear solo o acompañado y, por supuesto, con tu perro ¡estará encantado de olfatear tantos olores! Siempre que voy a pasear por Ladera Lane, antes de armarme de valor y subir caminando por ese tramo recto tan ascendente, me paro justo en el templo. Aparco el coche, y me preparo para subir una carretera apenas transitada, pero con una inclinación de infarto. Toma aire, inspira profundamente y ¡a por ella! Podrás contemplar las Channel Islands.
  • En el templo Vedanta encontrarás la armonía entre Oriente y Occidente. Ubicado en un espacio natural y rodeado de silencio, contemplarás vistas de infarto. Ciclistas, paseantes y muy pocos coches te saludarán y te darán paso para no interrumpir tu paseo. Sí, ¡los dos pies pueden más que las cuatro ruedas! Curvas, ascensos, caminos privados, retiros de meditación y grandes huertos repletos de fruta de California que podrás saborear ¡gratis! En fin, Montecito es un lugar para disfrutar de muchos detalles... ¡Descúbrelos!

 

Hoteles en California: el hotel de Charles Chaplin

Viajar a California es detenerse en uno de los clásicos hoteles en Santa Barbara: el Montecito Inn, un hotel con historia de película.

Enamorado a primera vista de Montecito, Charles Chaplin, atrapado por la belleza de Santa Barbara, decidió construir un hotel en Montecito para él y sus amistades de Hollywood. Fue en 1928, antes de la Crisis del 29. Desde entonces, se convirtió en el lugar preferido de los actores. Charles Chaplin regresó de nuevo, después de varios años, para casarse con Lady Chaplin, el gran amor de su vida.

Habitaciones acogedoras y con encanto donde disfrutar de la serenidad y el lujo de vivir entre la naturaleza y rodeado de todos los servicios que te brinda este pequeño pueblo: terrazas impecables, pequeñas bodegas californianas, tiendas de ropa exclusivas y restaurantes con todos los sabores de California.

Conserva el tamaño de su construcción: habitaciones pequeñas- en América todo es enorme - y ese encanto único que reúne los recuerdos de lo que fue, pero manteniendo el confort moderno.

Te animo a viajar a California y alojarte en uno de los míticos hoteles en Santa Barbara. Solo tú podrás sentir qué te ocurre es este paraíso místico. ¡Estoy convencida de que te atrapará!

El fundador del hotel Montecito

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: