Cuando el embarazo transcurre sin problemas, con la salud de la madre y el futuro bebé en correcto estado y la fecha del parto no esté próxima, no existen contraindicaciones para realizar viajes en avión. Sin embargo existen algunos aspectos a tener en cuenta para evitar problemas inesperados.

El periodo más seguro para viajar es durante el segundo trimestre del embarazo, de hecho determinadas compañías aéreas prohíben volar al final del embarazo y durante el periodo neonatal (no está indicado que los recién nacidos con menos de 48 horas de vida vuelen).

Las mujeres cuyo embarazo se encuentre de la 28º semana en adelante deben llevar consigo un documento médico que informe sobre la fecha esperada de parto y la correcta evolución del embarazo. Para evitar sorpresas desagradables de última hora se aconseja consultar las posibles restricciones que la aerolínea que se va a utilizar pueda imponer en estas circunstancias.

Cuando se viaje al extranjero es muy importante informarse sobre los riesgos sanitarios de la zona a visitar para la correcta vacunación y otras medidas preventivas que se deban tomar, ya que algunas de estas vacunas no están indicadas para las mujeres embarazadas.

Las vacunas muertas o inactivas como las de la gripe, de toxoides o polisacáridos capsulares y vacunas conjugadas, generalmente se pueden administrar durante el embarazo. Pero otras como la vacuna de la polio oral o las vacunas vivas como la del sarampión, paperas, rubeola, varicela y fiebre amarilla, se deben evitar durante el embarazo.

Por último, no es recomendable viajar a lugares de más de 3.000 metros de altitud y también asegurarse de llevar en un equipaje accesible todo los materiales de aseo e higiene personal necesarios, tanto por comodidad como para no tener que recurrir en lo posible a la adquisición de estos en el lugar de destino.

Medidas preventivas y contraindicaciones

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: