UNA VERRUGA

¡Una verruga!
¿Quién, no ha pensado esto, en alguna ocasión?
Las verrugas son molestas y antiestéticas. Quien las padece, normalmente desea eliminarlas.
Las verrugas, son lesiones cutáneas, producidas por el virus, del papiloma humano. Se presentan, en diferentes formas.
Tienen su propio sistema de irrigación sanguínea, y a veces, pueden afectar a terminaciones nerviosas, por lo que su extracción, puede ser dolorosa y sangrante. A demás pueden reproducirse fácilmente.

 

Existen varios métodos, para quitar una verruga.
La criocirugía, la extirpación quirúrgica, los medicamentos, el láser, etc.
Lo que estoy apunto de relatar, es un método casero, para eliminar verrugas. Es un método muy sencillo, y no requiere, de ningún material sofisticado, para realizar la extracción. Es seguro, limpio y natural.
Es efectivo, en pequeñas verrugas, con pedículo. Son ese tipo de verrugas, con una base y que sobresalen hacia fuera.

 

El conocimiento de este tratamiento, se lo debo, a mi mujer. Desde que lo compartió conmigo, lo hemos realizado, en algunas ocasiones, siempre con resultados excepcionales. ¡No hay una, que se nos resista!

El procedimiento, es tan sencillo, como efectivo. Lo denominamos, “el método pelo”. Estoy seguro, que muchos, se alegraran de conocerlo. Es el siguiente:

Primero, se obtiene un cabello, de longitud suficiente. Podemos utilizar uno nuestro. Si no tenemos, podemos pedir uno prestado. No importa el color, si es moreno, rubio, pelirrojo, o cano. Lo que sí importa, es la resistencia. Es decir, que sea un cabello sano y fuerte.

Segundo, realizamos un sencillo nudo, con el cabello. De ahí,  que tuviera longitud suficiente, como para realizar el nudo.
Se coloca el cabello ya anudado, rodeando totalmente la verruga.

Tercero, una vez colocado el cabello, estiramos de los extremos, con cuidado a medida, que el círculo formado por el cabello, se va haciendo más y más pequeño. Debemos prestar atención, para intentar dejarlo, lo más cerca posible de la base de la verruga.

Cuarto, estirar los dos extremos del cabello, sin piedad. Apretar fuertemente, hasta estrangular. Con esto conseguiremos, privar a la verruga, de más riego sanguíneo. En este punto, es normal sentir un poco de dolor. No hay que preocuparse. Dura unos pocos segundos, y luego desaparece.

Quinto, para realizar un trabajo “profesional”, podemos recortar los extremos sobrantes del cabello, respetando el nudo que oprime, a nuestra sentenciada verruga.

 

¡Y eso es todo! Ahora el tiempo, se encargara del resto.
La verruga, privada del riego sanguíneo, comenzará un proceso de secado, que durara unos pocos días. En un corto periodo de tiempo, cambiara su color, y caerá sin dejar rastro alguno. Desaparecerá sin más. Es un proceso tan curioso, como increíble.

 

Para finalizar, quiero recordar, que este es un remedio casero. No es una recomendación. Es válido, para pequeñas verrugas filiformes o pediculadas. En cualquier otro caso, o si tienen dudas, acudan al dermatólogo, o a su médico de cabecera, para que les recomienden, el mejor tratamiento.

"Si te ha gustado y lo deseas, puedes contribuir fácilmente, pinchando en la publicidad de abajo"

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: