EL VERDADERO ARTE

El verdadero arte es saber manejar nuestra vida. Todo lo demás, son dones que nos da.

Vivir la vida

EL ARTE es la capacidad o habilidad de hacer algo, según nos expone la Real Academia Española. LA VIDA es el camino que comenzamos a recorrer desde el día en el que nacemos y nos topamos con diferentes señalizaciones durante nuestro viaje. Esta incluye una escuela para aprender a manejarla y sus lecciones no siempre son fáciles.

Vivir la vida

Se precisa de la capacidad de interpretar las distintas señales, así como de habilidad de comprender y elegir cómo la queremos vivir y adónde la queremos llevar. No podemos decidir dónde ni cuándo nacer y aún menos elegir el seno familiar dentro del cual queremos nacer. No obstante, sí podemos elegir cómo queremos vivir la vida, adónde queremos llegar y qué es lo que queremos hacer o ser. La vida es nuestra y nadie nos la puede quitar ni decidir por nosotros.

Esa decisión, propiedad de cada uno, se basa en una reflexión observadora bien fundada y en la capacidad de tomar decisiones, ser críticos, poseer voluntad y una actitud positiva. En resumen, es la habilidad que tenemos para vivir nuestra propia vida. El dominio de este arte que se llama VIVIR LA VIDA depende de cada individuo en particular.

Reconoceremos el grado de artista que se esconde dentro de nosotros en cómo la vivimos. El resultado está ahí, visible y palpable. Está en nuestras manos. Se mide según el éxito o el fracaso al que se dirige nuestra vida. Si dominamos el verdadero arte, alcanzaremos el éxito en nuestra vida. Eso se da consiguiendo todas las metas por las que luchamos.

En ocasiones, tenemos que aprender a manejar distintas situaciones que inicialmente pueden parecer difíciles. El camino a recorrer no es liso ni recto, ni plano. Hay tropezones, piedras, a veces montañas, curvas, altibajos…. Pero, nuestra actitud y predisposición nos ayuda a vencer cualquier obstáculo.

Uno de los mayores obstáculos es dejar que otra persona nos imponga sus normas y nos diga cómo hemos de vivir nuestra vida, lo que debemos hacer o en qué nos hemos de convertir. Vivir la vida y los sueños de otro nos hace prisionero de otra voluntad y nos roba nuestro tiempo. Si permitimos eso, no dominamos el verdadero arte de vivir nuestra vida en plenitud. Si tememos a otra persona, es porque le concedemos poder sobre nosotros mismos.

Son muchas las personas que temen, que se dejan gobernar por otros y viven por y para los demás. De ahí, el verdadero arte consiste en tomar las riendas de la vida y vivirla en plenitud, en vez de desperdiciarla entregando toda nuestra energía y fuerza a otro.

Vivir la vida

Vivir la vida

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: