¿Por qué nos ofende tanto cuando alguien nos da una opinión sincera sobre algo que nos importa? Ya sea de nosotros mismos, de alguna actividad que hagamos, o de algún ser querido, la verdad es que la sinceridad no la lleva bien todo el mundo. ¿Acaso deberíamos mentir para satisfacer al otro? ¿Y no duele más la mentira? Es cierto que muchas veces no estamos preparados para una crítica y que nos refugiamos en decir "Es que yo solo acepto críticas constructivas". A mi parecer no hay críticas constructivas ni destructivas, depende de cómo te tomes las palabras de quien te da su opinión. Es verdad que muchas veces las formas no son adecuadas, o que incluso se usan palabras hirientes, pero recordad que no ofende quien quiere si no quien puede, y en este sentido no debería poder nadie. Somos demasiado vulnerables a la verdad, y enseguida que no oímos lo que queremos oir nos venimos abajo. ¿Por qué? ¿Qué cambia el hecho de que alguien te de una opinión desagradable? No sé, cuando tu tienes una opinión, crees en tus ideales y estás seguro de ellos, creo que por que otra persona opine diferente eso no cambia la concepción que tu tienes, o al menos no debería, por que cada cual tiene su verdad.

Es diferente el hecho de que por ejemplo, te relaciones con una persona que es una mala influencia. ¿Por qué es diferente? Pues por que tu concepción sobre esa persona no es real. Muchas veces sin poderlo evitar nos dejamos influenciar por otro, sin darnos cuenta de que en realidad nos estamos dejando llevar hacia algo que es perjudicial. Y ahí es cuando tus seres queridos te dan su opinión sobre esa persona y a ti te ofende. ¿Acaso nos olvidamos de que esas personas buscan nuestro bien? ¿Por qué pensamos que quien nos es sincero en ese aspecto nos quiere fastidiar? Es más razonable pensar todo lo contrario, pero estamos tan absorbidos que no nos damos cuenta. Claro ejemplo es el de la infidelidad descubierta por un amigo. ¿Qué sucede cuando ese amigo te dice que tu pareja te es infiel? Lejos de enfadarte con tu media naranja, según tú, te enfadas con tu amigo. ¿Qué gana tu amigo mintiendote con algo asi? Estamos siempre predispuestos a pensar que el resto confabula contra nosotros cuando somos felices, y la verdad es que en esos momentos nuestro único enemigo es nuestra mente.

¿No sería todo más fácil si fuéramos siempre sinceros? Siempre debemos abogar por la sinceridad, las cosas claras y el chocolate espeso como se suele decir. Se ha dejado de lado creer en las personas, por que cada vez más nos estamos volviendo egoístas e interesados, y por ende desconfiados. Aunque he de decir que normalmente quien no confía y quien piensa que todo el mundo le miente, es por que él ha mentido alguna vez, y no hablo de mentiras piadosas que no hacen daño. Recordad que las mentiras tienen las patas muy cortas. Así que aunque de miedo decir la verdad por las razones que sean, hacedlo, es mucho más gratificante y te deja la conciencia bien tranquila. Si el otro se ofende por enterarse de la verdad, por muy relativa que sea ésta, no es vuestro problema, es el suyo. La mentira acaba doliendo mucho más que la sinceridad por mucho que escueza ésta.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: