Ver nuestra imagen reflejada en un espejo

Cuando somos capaces de dejar a un lado, nuestros juicios, intentando dar respuestas a interrogantes intensas que de alguna manera rebullen los fundamentos personales desde el pasado y experiencias vividas, hondas e hirientes, se puede encontrar en otros ese sentimiento que nos provoca, el temor de ver nuestra imagen reflejada en un espejo y observar nuestra alma. Existen momentos, en los que nos invade un miedo incontrolable de saber que ha pesar de todo lo pasado, aún la tenemos; nuestra alma, la que se agita ansiosa para que dejemos de criticarnos y juzgarnos despiadadamente.

Me encuentro entre los congratulado de saber que no soy perfecto. Si, errores he cometido. Sin embargo, de ellos he aprendido a tratarme con donosura y caridad. De siempre he tenido experiencias ingratas, que no es el momento de recordar en este momento, cargando con ellas con mucho estoicismo durante casi toda mi vida. Sin sospechar siquiera el impacto e influencia de esas circunstancias en mi desarrollo personal y en todas las instancias de mi vida.

Algunas veces, el hecho de imponerme metas exigentes, lograrlas; era motivo de loas de mi entorno íntimo. Aún, no para mi, ellos me empujaban a buscar más, a pesar de esto, todas aquellas cosas que lograba, el éxito, no me provocaba ninguna conformidad. Es algo así como sentir que a pesar de tus logros eres un ser incompleto, algo te falta. Tal vez mis seres queridos más cercanos sospechaban, el faltante de algo que no me dejaban sentirme satisfecho, feliz, pleno.

perdon

Ya no lo puedo remediar quizá...

Pienso que todas aquellas personas que han estado en contacto conmigo, de alguna manera han sufrido las consecuencias de mi ceguera de ver eso que no me dejaba sentirme bien. Incapaz de relacionarme con los demás. Al día de hoy, existe la posibilidad cierta que no lo pueda remediar, lo que no hice antes por ellos, ni por esas relaciones traumáticas, rotas, que alguna vez sostuvimos.

Quizá pueda, disculparme con todas aquellas personas que les falté, traté desconsideradamente, atropellé. Siento sinceramente mi mal comportamiento, solo me queda esforzarme por ser diferente, con los cuales hoy día estoy relacionado. Hubieron muchas personas generosas, que trataron de ayudarme, inútilmente. En el entendido de que; hasta que yo no me diera cuenta; tal milagro no era posible. Puedo decirles con entera sinceridad que; he dejado atrás mis errores, los cuales me han permitido aprender de ellos, transformando mi vida en lo personal, trascendiendo a los que me rodean. Con sentida humildad puedo decirles que ya me he perdonado. Aprendí la lección.

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: