Málaga es algo más que un lugar para degustar el estupendo "pescaíto" frito y vale la pena descubrirlo. Adentrándose unos cuantos kilómetros al interior se pueden descubrir las maravillas de la serranía de Ronda, el valle del Guadalorce, la Axarquía o los montes de Málaga que están muy cerca de la capital donde abundan las Ventas ahora convertidas en restaurantes y que ofrecen la cocína típica malagueñay andaluza.

 

fotografia

fotografia

Estos lugares son antiguos cortijos cargados de historia, han visto cabalgar por sus tierras a los míticos bandoleros andaluces que asaltaban a los ricos señoritos terratenientes, para socorrer a los pobres y necesitados, según cuenta la leyenda romántica. Lo cierto es que muchos de ellos fueron crueles salteadores que robaban y mataban para luego refugiarse en la sierra, raptando en ocasiones a mujeres para llevarlas a sus cuevas.

 

fotografia

La cocina de estas Ventas ofrece es sencilla pero muy sabrosa, como el arroz caldoso, el lomo en manteca, las migas, el magro con tomate o el famoso "plato de los montes" que es una exageración que pocos pueden terminarse pues consiste en un taco de lomo en manteca, pimientos fritos, chorizo, morcilla, patatas fritas o migas. Todo ello regado con el vino típico de los montes que es un moscatel suave de obligado consumo para alegrar el día.

 

fotografia

Algunas veces se puede degustar el potaje de coles o berzas, o los callos con garbanzos que en los días de invierno aportan rápidas calorías.  A estas Ventas suelen subir los malagueños cuando empieza el otoño y comienza a refrescar, pues en verano estos lugares están muy solitarios puesto que son las playas el destino de la gente. No obstante, muchos turistas conocen estos sitios y se ven grupos subir a los montes a degustar la estupenda gastronomía.

 

fotografia

Una de las ventas más visitada es la Venta de Alfarnate que data del siglo XIII y está considerada la más antigua del lugar. De esta casa se cuentan muchas historia y leyendas y se conserva como museo del bandolerísmo andaluz. Por esta Venta pasó el Rey Alfonso XIII en sus correrías, toda clase de arrieros, bandoleros, artistas, pintores, etc.

 

fotografia

Este lugar ofrece el misterio y romanticismo de muchas historia pasadas, con una decoración que evoca la época del bandolerismo. La gastronomía es la cocina campera andaluza donde destacan las migas de Alfarnate, huevos a lo bestia, chivo al ajillo, revuelto de tagarnínas, gachas al anís, etc. Se cuenta en estos lugares que algunos bandoleros que estaban condenados a pena de muerte por sus crímenes, fueron indultados durante la Guerra de la Independencia para luchar contra el invasión napoleónica ya que sus conocimientos de la sierra ayudó a que los franceses cayeran en emboscadas y propició el triunfo de los españoles contra los franceses.

 

fotografia

fotografia

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: