Ayer a la mañana, lunes, primer dia de la semana y la primera de 2010 empecé a recorrer los diarios. Entre noticias de politicos, famosos y fútbol, emcontré una noticia que me dejó helado. En la ciudad de Cali (Colombia), un grupo de canallas regaló a personas indigentes comida con vidrio molido y veneno.

El hecho fue la noche del 31 de diciembre, vispera del Año Nuevo y hasta ayer habian muerto cuatro personas.

Realmente hay que ser un monstruo para llevar a cabo una cabronada de esa magnitud. Vidrio molido a otros seres humanos como si fuesen perros dañinos que tampoco merecen un destino horrible. He visto un perro al que se envenenó con vidrio molido y es un espectáculo aterrador.

Si tanto odio generan los indigentes, es preferible que los ejecuten a balazos y que asuman la responsabilidad a la luz del sol y no en un acto cobarde amparados por la noche y el anonimato.

Es posible que nunca se logre capturar a las bestias pero eso nos demuestra hasta que punto estamos degradados como personas y sociedad.

Estos hechos no son patrimonio de Colombia, suceden o pueden suceder en cualquier parte del mundo.

Realmente el desprecio por la vida humana nos hace dudar de nuestro futuro como seres humanos racionales.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: