En Velvet Alberto muere y resucita. Antena 3 nos emocionó a los fans de la serie con un capítulo en el que todos lloraban la muerte del gran Alberto Márquez, el hombre enamorado de Ana, que vende sus galerías a un italiano para que el gran amor de su vida se convierta en una diseñadora de éxito. No faltó ni el funeral. En mi casa se agotaron los pañuelos de papel. Supongo que ocurriría lo mismo en casas de todas las seguidoras de las peripecias de Alberto Márquez.

Menos mal que los guionistas de Velvet nos abrieron las ventanas de las esperanzas con unas imágenes del muerto en Estambul. Don Alberto hizo como los maridos que van a por tabaco al estanco de la esquina y acaban en el extranjero huidos de la familia y de los problemas. Este hombre dejó a una Ana que no acababa de atreverse a comprometerse con él, a una Cristina que no sabe si es viuda o madre de un hijo ilegítimo, a una Patricia que se arrepiente por haberle deseado la muerte cuando le quitó las acciones de las galerías Velvet... Yo casi lo comprendo. En su pellejo también hubiera sido un muerto resucitado en Velvet o donde hiciera falta.

Alberto muere y resucita en Estambul, en una playa sin turistas tomando el sol, que más parece un trozo de desierto africano que un trozo de país casi europeo. ¿Cuándo decidirá regresar? Que regrese pronto porque la infeliz Ana está embarazada. Esto lo veremos en el siguiente capítulo, otro capítulo de Velvet que promete con el embarazo de Ana frente al embarazo de la mala Cristina.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: