¿La vejez merece ser vivida?

Hay mucha gente que le teme a la vejez, piensan que es como una irremediable enfermedad, pero la verdad la vejez es, solamente, el proceso natural de deterioro del cuerpo físico, porque el alma no envejece, es alimentado desde arriba por el espíritu y de abajo por las experiencias terrenales, y ella va a seguir viviendo en cuerpos más sutiles por toda la eternidad.

Desde que nacemos comenzamos a envejecer aunque seamos muy graciosos cuando chiquitos, a medida que pasan los años el cuerpo físico con todos sus componentes internos y externos comienzan a deteriorarse y todo tiene su razón de ser.

Primero que nada, la dimensión física en toda su vasta existencia es meramente un espejismo, no es nuestro verdadero habitat, es totalmente ilusorio. ¿Por qué? Porque está creado en la parte interior de El Todo, como creación independiente de Él mismo, pero contenida en Él y con su propia materia prima. Sencillamente retiró espacio de sí mismo, para darle lugar a esta creación en donde colocó la escuela (planeta tierra) en donde pudiéramos venir a estudiar y experimentar lo que no conocíamos.

Donde venimos a aprender lo que no conocemos arriba

En El Todo no existe incongruencia, no es un mundo dual como lo son los planos físicos, en donde se encuentran los dos polos de cada manifestación mental y emocional, que proceden directamente, aunque usted no lo crea, del amor y del odio; por aquí comienza todo, por eso se hace referencia al árbol del bien (amor) y del mal (odio) que nos permite conocer un aspecto de la vida, que no practicamos ni sentimos la necesidad de hacerlo en el lugar de donde venimos.

En el lugar de nuestra procedencia solo somos creadores de cosas bellas y de experiencias positivas, al igual que nuestro propio creador. Este es el Edén. ¿Que significa Edén? Significa paraíso, lugar de placidez, sosiego, creatividad, armonía y toda cosa bella y placentera.

Este árbol del bien y del mal que es la dimensión física, pues es a dónde venimos a pasar un rato dentro de nuestra eterna existencia o corriente de vida, ya sea que vengas una vez o miles de veces, esto es irrelevante si se toma en cuenta lo que significa la palabra “eternidad”; aquí venimos a empaparnos de ese conocimiento específico que no manejamos, porque de dónde venimos no existen las dos caras de una misma moneda; además una vida representa un día en la vida del alma, y una vida es un paquete de experiencias muy puntuales requeridas para tu crecimiento y evolución.

Simboliza el plano físico con su existencia dual

Arriba:  Foto, Arbol de la vida, que representa el plano material con su existencia dual.

Tu no sales de “El Todo” que muchos lo llaman Dios, ( no tiene ni cabeza, ni cuerpo ni extremidades, ni es un viejo barbudo, sencillamente es “El Todo”, omnipresente, omnisapiente), justo antes del momento de incursionar en este mundo, ya tú tienes una perfecta existencia vivida antes de nacer en lo físico, pero llegas aquí porque no conoces el mal y tampoco conoces lo que es dar, siempre has recibido y tienes un enorme deseo de dar, de ser como el padre. Todo hijo cuando chico quiere imitar al padre.

En tu verdadero hogar, en tu casa superior, solo recibes dones, recibes conocimiento evolutivo espiritual, recibes conocimiento creador, porque eres igual a quien te creó y como allí nadie tiene escases, ni es imperfecto, nadie tiene necesidad ni de dar, ni de perdonar. La única forma de conocer lo opuesto a estas acciones es materializándote, y es por esto que se te suministra un vehículo con fecha de caducidad, primero para que puedas transitar en este mundo denso y tengas la oportunidad de practicar el dar y el perdonar y segundo te des cuenta cuando está llegando la hora del regreso, la hora de usar el boleto de venida a tu lugar de origen, a tu hogar.

No está ubicado en la tierra, pertenece a otra dimensión

Foto superior: El jardin del edén no esta ni nunca estuvo en la tierra, pertenece a otra dimensión.

 

Con el conocimiento aprendido abarcarás todas las facetas de Dios. ¿Quién se puede resistir a la tentación de ser como Dios? Aquí siempre continuarás recibiendo pero al mismo tiempo tendrás la oportunidad de ayudar a otros, y otros te ayudarán a ti, y tendrás que ser lastimado para poder practicar el perdón, que es otra forma de dar.

Allá arriba somos como el niño chiquito que recibe y recibe y todo es mío, mío, mío. No sabe dar, no sabe compartir, no tiene la necesidad de hacerlo porque todos lo tienen todo.

Dios lo único que hace es dar amor, dar perdón, dar misericordia, dar justicia para que no haya desequilibrio en su creación y la única forma de seguir imitándolo en su forma de dar es tomar cada vez nuestro vehículo último modelo y comenzar a recorrer las avenidas, calles y callejones que nos corresponda transitar en cada vida, hasta que entendamos la fórmula que nos hará a todos 1 con El Creador, tal cual es la verdad.

La vejez hay que llevarla a consciencia y con humildad.

Solo que en el intermedio se nos olvida que lo que queremos es imitar a Dios pudiendo dar, y la única forma como se consigue es cuando trabajamos para subir nuestro nivel de consciencia, aprendiendo de las experiencias buenas y malas, auto observándonos, auto corrigiéndonos y no cesar de interesarse y esforzarse en descubrir el verdadero significado de la vida.

Inclusive podemos escoger dependiendo de nuestro nivel de evolución, la fábrica de donde va a salir nuestro vehículo y por supuesto que debemos cuidarlo para que nos dure lo más posible, bueno, ya bastante se ha escrito al respecto, o sea, de cómo debemos cuidar nuestro cuerpo físico, por lo que aquí no vamos a tocar ese punto.

Toda esta explicación es para que se den cuenta que el cuerpo físico es un instrumento desechable solamente, que lo necesitamos para que nuestro verdadero ser pueda existir aquí donde estamos hoy en día, y de paso les digo, debemos darle las gracias por su servicio, respetarlo y cuidarlo.

Y por cierto, a través de nosotros es que Dios tiene la forma para poder conocer y experimentar la materia.

pareja mayor disfrutando la mutua compañia

Al envejecer, aunque tengamos buen espíritu, como se dice, nuestras facultades disminuyen, nos cansamos más rápido, ya no podemos comer como cuando jóvenes, nuestros hijos sienten que saben más que nosotros; no debemos preocuparnos por las apariencias exteriores, todo esto son bendiciones disfrazadas.

Nuestra nueva realidad, en la “edad dorada” conduce a que una gran cantidad de personas mayores, dependiendo de sus respectivos niveles de consciencia, se conviertan en seres más humildes, en donde el ego ya no los controla, menos los malos sentimientos, ni la arrogancia, ni los falsos orgullos, para eso es que sirve la vejez, para darnos cuenta que no somos materia, que las cosas a las cuales le dábamos mucho valor, ya no lo tienen tanto, y esta perspectiva nos va preparando para aceptar que nuestro itinerario ha cambiado, que iremos de regreso a nuestro origen, cargados de sabiduría y madurez espiritual.

Con humildad y a consciencia

La edad nos debiera convertir en personas más amorosas, más benevolentes, nos debiera inducir al perdón y con este panorama nos vamos preparando para llevar la información vivida a los niveles superiores y enriquecer nuestro historial.

Tenemos que salir de viaje muchas veces, en forma vertical me refiero, porque la maestría espiritual se adquiere con conocimiento y experiencia, y no se consigue con una sola vivida; hay que hacer 2 maternales, pre kínder, kínder, 6 años de primaria, 6 años de secundaria, otro tanto de licenciatura, hasta poder alcanzar las maestrías y los doctorados espirituales. Luego cuando veamos lo que hemos aprendido y creado a lo largo de nuestra corriente de vida, descansaremos. Todo se llevó a cabo de acuerdo al plan superior, aunque en este momento no lo entendamos así. Cuando veamos la película completa, entonces entenderemos.

Y después del descanso nos enlistamos en el ejército de Dios para combatir el mal………

Por esto es que la vejez vale la pena vivirla, porque es un período de preparación y hay que hacerlo con alegría y satisfacción, a consciencia, desnudándonos mental y emocionalmente para volver a nacer en el mundo superior, llevando de retorno un tesoro de aprendizaje, sabiendo que las experiencias difíciles que han sido redimidas y superadas ya no se tienen que volver a repetir.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: