Los vampiros energéticos son personas que chupan nuestra energía en lugar de nuestra sangre, ellos nos absorben sin que nos demos cuenta y pueden estar mucho más cerca de lo que creemos..

¿Alguna vez te has preguntado por qué te sientes tan agotado, desgastado y apático de lo que pasa a tu alrededor?, o ¿Te has percatado de que cuando estas con ciertas personas acabas sin ánimos y sin ganas de hacer nada?, quizá estas siendo víctima de vampiros energéticos.

Los vampiros energéticos son personas que de manera consciente o inconsciente roban nuestra energía de diversas maneras a fin de recargar la suya propia, dejándonos con un agotamiento físico y espiritual que poco a poco va reflejandose en nuestra salud y mermando nuestras actividades diarias.

Estas personas se acercan a nosotros como cualquier otra y con sus actitudes y conversaciones negativas comienzan a absorber nuestro positivismo para cargarse con nuestra energía y contrarrestar con ella su carencia de la misma. Pero esto no quiere decir que necesariamente sean malos, muchas veces ellos nisiquiera saben que son vampiros y sólo actúan por instinto.

Hay diferentes tipos de vampiros energéticos, están los chismosos que sólo se dedican a hablar mal de los demás, los hipocondriacos que se inventan enfermedades extrañas, los aduladores que se dedican a alabarnos todo el tiempo, los gruñones que están molestos por todo, los egocéntricos que siempre tienen la razón y se sienten el centro del universo, los controladores que sofocan a sus víctimas o los moralistas que imponiendo un orden moral muy severo, limitan la actuación de sus víctimas mediante el temor.

La inseguridad, carencias afectivas y de atención, la envidia, el autoritarismo y hasta una enfermedad, pueden ser causas del surgimiento de un vampiro.

Los vampiros pueden ser compañeros de trabajo, vecinos, amigos o ser miembros de nuestra familia. Lo más importante para protegernos de ellos en primera instancia es alejarnos al reconocerlos, pero si son parte de nuestra familia y no podemos hacer esto, debemos reconocer los efectos que quieren causar en nosotros para ofrecerles el resultado contrario y con ello evitar que se lleven nuestra energía; es decir, si un vampiro gruñón, llega con su mal humor a gritar, a desvalorizar todo para hacernos enojar y con ello chupar nuestra energía, lo que debemos hacer es respirar profundo y mantenernos de buenas, hacer oídos sordos de sus provocaciones y darle por su lado, haciendo patente que nuestra felicidad no esta desaprendiendo.

De esta forma, pondremos un escudo ante nuestros vampiros a fin de demostrarles que no será fácil robarnos la energía y como ellos no tienen mucha, pronto se rendirán y buscarán a otra víctima.

Un buen tip es que cuando te encuentres frente a un vampiro del cual no puedes huir ya sea porque es de tu familia o es tu jefe, te concentres en la energía positiva que emana tu yo interior e imagines un escudo protector que impida que esta energía se vaya con la otra persona. La seguridad en ti mismo y el amor propio también te ayudarán a cuidar tu energía.

Solo que queda mencionar que los vampiros están por todas partes y que están al acecho en busca de víctimas fáciles de atacar y si tu te muestras fuerte, positivo y feliz, ya verás que pronto dejaran de molestarte.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: