descanso

Vamos a recargarnos de energía

¡Tú como yo en algún momento del día nos hemos sentido trabados, inmóviles! Por causa de la rutina que nos contagia de hastío y, no nos deja concentrarnos. Nada parece tener sentido ni interés. Al final solo queremos desconectarnos un momento para que se aclare nuestra mente y refrescar las ideas. Pero el contrasentido es, pensar que no estamos sobrados de tiempo para ello.

Pero; estamos claros que la respuesta está en la cotidianidad, en prestar atención a los detalles más simples para tener una mejor concepción del mundo y la forma en que lo enfrentas. ¿Será tan fácil? Empieza a anotar entre tus costumbres algunas de estas situaciones y, de seguro podrás deshacerte por un momento de la realidad y luego regresar a ella con una efectiva atención, más concentración. Creo adivinar que ya practicas alguna de ellas. De ser así; entonces a darle mayor peso en tu rol.

Debes prestar atención a tus hijos cuando te cuenten un cuento, una historia, sino los tienes, a lo mejor tienes hermanos, sobrinos, primos o algún pequeño cerca. Cuando sigues al detalle lo que están compartiendo contigo, no solo accionas tu capacidad de atención, además, entregas un instante de calidad. Los niños ven el mundo con una total sencillez y en general son sinceros a carta cabal. Conocer su andar en casa, en la escuela o en sus momentos de esparcimiento puede ayudar para cambiar la propia perspectiva y, conectarnos con nuestra infancia pasada y los momentos que vivimos. Se comenta recurrentemente que, recordar es vivir.

Solazarte observando un bello atardecer. Extasiarte en los detalles del ocaso, te ha de conducir a reencontrarte con lo sublime, las maravillas de lo natural. Internaliza este momento para pensar en todo lo logrado en la jornada, en cuanto has sonreído a lo largo del día, o tal vez lo que has aprendido últimamente, o las enseñanzas que te han dejado los momentos menos agradables, pasea un poco con la mirada en el firmamento para drenar tenciones, respira, ríe.

deporte

Degusta tu comida con fruición

Disfruta de cada bocado que ingieres, una comida agradable es una manera gustosa de consentirnos (siempre que sea frugal), y algunas veces es capaz de regresarnos al pasado o conectarnos con un momento especial, La comida es el reflejo de cada sociedad, mira con atención los ingredientes, los sabores, a la forma que te conectan con tu realidad. Disfrutar de tu comida favorita te regalará una buena satisfacción. Cuando pones atención a lo que comes, alimentarte lentamente, tiene una incidencia clara en tu metabolismo y el peso corporal.

Practica algún deporte

No tiene que ser algo formal. Reúnete con tus amigos para practicar una partida de tu deporte favorito; es una oportunidad para compartir y desconectarte mientras te ejercitas. Seguramente cuando llegues a casa gozarás de buen humor y estarás recargado de energías.

Una buena lectura, conversar en familia, jugar con los pequeños. Tener un pasatiempo, como cocinar, tener una actividad de desarrollo personal, hacer crucigramas, sudoku, rompecabezas, algo que ocupe tu atención y alimente el espíritu, redundará en importantes beneficios para tu salud mental y la salud general.

Hora de descansar

Una buena ducha en primer lugar, el agua tiene la virtud de liberal el estrés, te relaja el cuerpo. Siendo una actividad tan agradable, te preparará para un descanso reparador. Quédate debajo de la ducha por unos 90 segundos quietamente, gózalo y descansa.

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: