Valorar el tiempo ajeno, es algo que todos deberíamos hacer. Aprovecharse de otros, es irrespetar lo que los demás hacen. Sucede mucho cuando las personas suelen dedicar tiempo y esfuerzo para realizar un trabajo, entonces llega el otro simplemente a decir que es mejor pagar para que un tercero lo haga. En tal caso, ya que ni se tomó la molestia de leerlo, pienso que a quien deberían pagarle es al que se ha esforzado tanto en lo que al final no se valoró.

Tiempo Ajeno: Merece Respeto

El respeto es un valor que no nace con el ser humano, sino que se va creando conforme a la crianza y conforme a lo que la persona decide actuar. Cada quien decide lo que debe hacer en su vida. Sin embargo, como seres humanos, debemos aprender a respetar el tiempo ajeno. No me refiero unicamente a valorar económicamente lo que se hace. Los demás dedican su TIEMPO para ayudarnos, así que reciprocamente debemos responder con aprecio al menos.Es un principio que además es bíblico.

Respetar el tiempo, según la Biblia

Cuando Jesucristo envió a sus discipulos les enseñó algo muy importante. Les mostró que lo que hacen con su tiempo, no es un hobbie, sino un hermoso trabajo que prestan al servicio de Dios y que debe ser valorado. Tanto es así, que al enviarlos les indica que no necesitan llevar nada. Eso implica que lo que van a tener, se lo deben dar las personas a quienes ellos van a llevar la Palabra de Dios. Eso está en el Nuevo Testamento de la Biblia, específicamente en el libro de Lucas 9:2-5.

"Luego los envió para que anunciaran a todos acerca del reino de Dios y sanaran a los enfermos. Les dio las siguientes instrucciones: «No lleven nada para el viaje, ni bastón, ni bolso de viaje, ni comida, ni dinero, ni siquiera una muda de ropa. Por todo lugar que vayan, quédense en la misma casa hasta salir de la ciudad. Y si en algún pueblo se niegan a recibirlos, sacúdanse el polvo de los pies al salir para mostrar que abandonan a esas personas a su suerte»" Lucas 9:2-5 NTV.

Este principio tiene que ver con todo y no sólo en el aspecto religioso, sino con toda la sociedad. Lo menos que podemos hacer cuando nuestro tiempo no es valorado, es darnos la espalda e irnos. "Sacudirnos el polvo de los pies", en señal de que hemos sido rechazados en ese lugar.

Un profesor, por ejemplo, dedica su tiempo a enseñar a sus alumnos. Es un servicio y no un producto, por lo que a las personas les es más fácil decir la típica frase: "déjelo gratis para los amigos". Un verdadero amigo, entiende que el tiempo que dedica debe ser valorado. Un abogado, también presta un servicio. Al igual que un periodista. Lo digo por experiencia, la gente se aprovecha de nuestras profesiones. En mi caso, al ser abogada y periodista lo he notado.

Un obsequio personal

Me gusta mucho dar obsequios a quienes lo necesitan o a quienes lo merecen. Algunos simplemente lo que desean es aprovecharse de los servicios jurídicos, periodísticos, médicos, educativos, creativos, entre otros. Pero también existen personas que saben valorar el TIEMPO. Saben decir: "amiga, diga cuánto sale la consulta" o "¿cuánto cobras por darme clases de locución?".

Hay otros que no tienen para dar económicamente, pero te ayudan y siempre están pendientes de ti. No se trata de ser interesado, sino de saberse valorar. Usted (quien lee) y yo, tenemos valor. Y nadie debe abusar de lo que somos ni lo que puedan hacernos al marcarnos con malas palabras. Como por ejemplo: "Ya sé qué clase de persona eres" Si quieren marcarte, sacúdete el polvo de los pies y acercate solo a quienes realmente te valoran. No pierdas tiempo entre quienes no valoran tu esfuerzo.

Quienes te han valorado, merecen un obsequio. Un servicio jurídico gratuito de calidad, por ejemplo. Por ellos yo invertiría mi TIEMPO, comos si me estuvieran pagando muchísimo, porque de hecho así lo es para mí.

Valorar

Sacúdete el polvo de los pies

Cuando sacudimos el polvo de nuestros pies, nos quitamos la molestia que normalmente nos da el sucio que se va acumulando. Hay personas que se dejan llevar por el control de otros. Ejemplo: vamos a una reunión con alguna persona y aquella, dedica tanto tiempo a conversar con un amigo que encontró en el lugar, que no te da prioridad y decide continuar la reunión otro día porque el tiempo lo gastó en la conversación con su viejo amigo. Esa persona no está valorando tu tiempo ni ha considerado lo que es posible que has dejado de hacer para estar en esa runión.

Ese tipo de situaciones van dejando sucio acumulado en tus pies. Si permites que esto ocurra constantemente, se va acumular todo el polvo y cada vez será mayor. No permitas que se acumule tanto polvo en tus pies, porque se tornará pesado y no te dejará avanzar.

La Biblia nos dice que un clavo atravesó los pies de Jesucristo en la cruz, en ese momento derramó sangre y eso pasó para que a través de esa sangre tengamos como beneficio el propósito. Cuando permitimos que se acumule el polvo en nuestros pies, estamos cortando toda bendición que nos pueda llegar a través de ese beneficio que Cristo nos dio en la cruz.

Pies en la cruz, sangre

Debemos valorarnos y quitar todo ese polvo para seguir el propósito de cada uno de nosotros. ¡Basta de mendigar! No podemos estar como mendigos, suplicando que un grupo de personas nos valoren. Si ellos no nos valoran, habrá alguien que si quiera valorar nuestro TIEMPO e incluso otros que nos quieran dar más de lo que nosotros mismos pensamos. Únete a las personas indicadas y aléjate de aquellos que te desprecian, te restan valor y buscan aprovecharse de tí, porque eso te destruye y hace pesado tus pies.

Tiempo ajeno

Valorar el TIEMPO AJENO: Consejos

Es muy incómodo que otros nos quiten tiempo para luego no ser valorados, pero es peor aun que uno mismo sea el que haya decidido aprovecharse del tiempo ajeno. Si este artículo abre tus ojos y haz decidido valorar a otros. Entoces te puedo dar algunos consejos muy simples que puedes seguir de ahora en adelante.

  • Trata de ser puntual en cada asignación, reunión o compromiso.
  • Si vas a llegar tarde, avisa con tiempo. Recuerda que estas disponiendo del tiempo de otro también. Lo importante es avisar, mucho antes de la hora de encuentro.
  • Si no podrás ir, cancela antes de que sea tarde por la misma razón anterior.
  • No interrumpas si has llegado tarde. Lo usual en las reuniones es que siempre hay un impuntual que aparte de llegar retrasado, llega interrumpiendo lo que se está diciendo. Si lo haces lo que estás reflejando es que tu llegada es más importante que cualquier cosa que se esté diciendo o haciendo.
  • Cuando alguien te hable, escucha. Así la otra persona no perderá su tiempo al hablar y tu tampoco perderás tu tiempo.
  • Jamás dispongas del tiempo de otro, por favor si se te hace tarde para hacer algo no salgas con la típica frase de "le diré a X persona que lo haga por mí". Al menos que sepas que la otra persona podrá hacerlo, pero no dispongas de ese tiempo. Aprende a valorar lo que los otros tienen que hacer con sus vidas. Así se trate de tu madre o de tu hermana, e incluso del tiempo de tu propia hija. Siempre valora lo que hacen.
  • No satures el tiempo de otros con tu presencia, es muy bonito ser el centro de atención de todos. Pero sí ya te comrometiste con que la reunión solo tardaría una hora, intenta que tarde maximo una hora porque seguramente los demás han agendado hacer otras cosas luego de ese tiempo. ¡VALORA EL TIEMPO AJENO!

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: