EL VALOR DE LA VIDA

EL VALOR DE LA VIDA:

Muchas evoluciones socioculturales y sabias han cambiado la manera de mirar y comprender como vivir la vida. Con nuestras decisiones podemos afectar a otros, así que preferiblemente que esas decisiones que tomemos sean la mejor relación del valor de la vida y aún lo más importante nuestras acciones en ella, La vida será con nosotros tan competitiva como seamos con los demás. La vida son también esos hermosos momentos de enajenación que atrapan el dominio de muchos caminos del individuo.

La vida  se determina con la calidad humana que se desata de nosotros, no sólo en lo que queremos sino también en los que no queremos. Existamos también  para los otros, no solo para uno mismo. Cuando hacemos esto,  la vida nos concederá nuestra propia felicidad, esa que hemos brindado a los que han pasado por nuestra vida. La vida  no puede ser domada ni sistematizada como cualquier utensilio, por eso no se puede renunciar al dolor, a la tristeza, a las emociones en general.

 

Desafortunadamente  la humanidad  también es el entorno donde la vida se considera más intimidada, de ahí el empeño benéfico  por la atención de este bien tan valioso. Nuestro principio cristiano nos debe decir que SÓLO Dios es el señor de la vida, por tanto nadie puede tomar vidas extrañas ni siquiera  la propia.

Como seres humanos tenemos una vida biológica que es el origen de todo, pero la vida también tiene una lógica algo más recóndita, que se extiende más allá de lo exactamente físico. Por eso se dice que la vida es el bien más admirable y respetado de todo ser terrenal. Por eso es ético defender la vida.

Todo  el Universo puede comprobar que la vida  es el regalo más perfecto que hemos recibido de Dios, por lo tanto debemos enamorarnos de ella, conservarla y preservarla, pues es la conexión más fuerte que tenemos con Dios. Hay que ver la base de la razón para discernir la vida como valor Universal.  Los días venideros dependen de saber conducir este maravilloso regalo.  

Y termino con esto “No sólo la agresión es un modo de destruir la vida, también una buena formación  puede ser una intimidación para la vida misma". Por eso emito la expresión “La vida en peligro de extinción”. No basta que existamos para que la vida se proyecte tal cual como la soñamos. Cuando le damos el VALOR A LA VIDA, esta  nos ofrece momentos de perspicacia, cariño, desconfianza, malicia y entendimiento.

JUDITH ROSARIO

la vida y su valor

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: